viernes, 25 de enero de 2008

Retrato del paseante sobre fondo azul en tres movimientos gráficos y texto.

El paseante, sobre fondo azul, piensa en Rubén Darío porque no se ve en otros azules aunque la edad le hace renquear a veces y se sorprende a sí mismo mezclando colores o mirándolos de otro modo. Quizá su vista ya no es lo que fue o los colores ya no responden al espectro en unos tiempos en los que hasta las leyes físicas parecen mudables. Si el rojo le lleva a la pasión y la sangre, el azul de Darío le conduce al misterio severo de la literatura. Pero Darío ponía puntos suspensivos al azul... y para extrañarlo más lo escribía azur, a la francesa. En realidad, el paseante prefiere aquel añil de su infancia, que tendía de azul a violeta y que su madre usaba en los tiempos en los que todo se hacía en casa. Es curiosa la fuerza de los recuerdos de las percepciones sensoriales. Los puntos suspensivos son la clave. Vaya, con ellos, la disolución en azul ligero.

14 comentarios:

São dijo...

Meu caro Pedro (já te disse que gosto do teu nome?)adoro Azul, mas o tom preferido é mesmo o azul-anil.
Profundo e translúcido como uma safira australiana!!

Abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Precioso tu post sobre el azul. A mi todavía me sigue maravillando el azul del cielo de Ibiza. Especialmente en invierno. Besotes, M.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

mmm y como logras el efecto en estas fotos ?

antosevi dijo...

Está claro que la idea de transmitir el "azul" la consigues. Me gusta tu estilo, tu fotografía es mero medio para transmitir mensajes profundos.
Lo bueno de tus post es que, al menos a mí, me hacen pensar.
Gracias por visitar mi web bastante menos pretenciosa que la tuya.
Salu2

AlegriadeQuerer dijo...

En la próxima puesta de sol,
Agradece a Dios por todos
Los días, por darte fuerza para vivir,
A PESAR de tus problemas.

A partir del próximo amanecer, solo piensa
En las cosas buenas que tienes.
Vive Tu vida SIN MIEDO A SER FELIZ.

Te quiero mucho. Yudelka

jg riobò dijo...

Los puntos suspensivos... en puntos azules disolutivos.

Bipolar dijo...

Mi abueli inventó la primera televisión en color para pobres. Colocó delante del televisor un plástico traslúcido que disponía de tres franjas de color en horizontal: abajo verde, en medio rojo, y arriba azul.
Los partidos de fútbol resultaban de lo más adaptado al nuevo sistema, siendo los demás espectáculos televisivos horrorosos de ver.

Tus imágenes siempre arañan el subconsciente.

Nana Lopes dijo...

Boa noite Pedro!!
Deixei uns selos de presente para voce na postagem de Sampa ,esta no final da postagem.São todos seus,cole-os em seu blog e pode indica´-los para algum blog que voce julgue merece-los.Bom fim de semana!!

Nana Lopes dijo...

O azul é a cor do devaneio,liberdade,imaginação...

Blogofago dijo...

Ese higienico añil tenia en mi casa el sobrenombre de "azulete"....

Bipolar, recuerdo ver a traves del patio la casa de un vecino con un sistema de transparencias en la television como el que describes....y recuerdo la envidia que me daba una "tele en color"....

Dargor dijo...

¿El paralelismo cromático entre las disoluciones está echo aposta?

Yo entreveo una metáfora muy amplia.

Pilar dijo...

El azulete, efectivamente, lo usaba mi madre también. Creo que hacía que la ropa quedara más blanca.
El azul, es mi color preferido.
Siempre lo ha sido.
El azul en contacto con el agua.
El azul del mar.
El agua es mi medio, y cuando me meto en una piscina y buceo, el color azul del fondo me relaja.
Mirar el cielo, mirar el azul del cielo.
El azul, me da paz.
Recuerdo la película AZUL, el inicio de la trilogía que la seguiría el blanco y el rojo, para representar, creo, los tres colores de la bandera francesa. La actriz,Juliette Binoche,es una de mis preferidas.
Azul: libertad.
Blanco: igualdad.
Rojo:fraternidad.
Hoy, Pedro, me quedo con la libertad.

Bipolar dijo...

Con permiso de La Acequia...

Blogófago lo que expones me sugiere dos planteamientos:
1º Que tu vecino era mi abuela. Si este es falso...
2º Mi abuela no inventó nada. Menos mal porque esto era un fiasco, no había ganado para demandas oculares.

Mi infancia al traste.

Aunque el sistema era ocurrente, ¿eh?

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SAO: Gracias por lo del nombre. ¡Como uma safira australiana! Qué bello.
Un abrazo.

MERCHE: El azul de Ibiza... qué envidia.

FERNANDO: velocidad y paciencia. Y muchos intentos.

ANTOSEVI: Gracias por tus palabras sobre mi blog, me alegro de que te guste.

ALEGRIADEQUERER: gracias por tu poema y tu declaración de cariño. Y bienvenida a La Acequia.

JAVIER: ...la clave, amigo.

BIPOLAR: Recuerdo que hubo un invento de unos plásticos -no sé si son los de tu abuelo-, con los que nos hicieron creer que éramos modernos y ricos.
Espero seguir arañándote.

NANA: Gracias por tu regalo. Todo un honor. Y gracias por tus azules.

BLOGOFAGO: en efecto, azulete... aun recuerdo hasta la bolsa en que venía.

DARGOR: Sí. Lo es, me alegro de que para ti también.

PILAR: en efecto, era un efecto milagroso: un azulete que blanqueaba. La libertad, no sólo hoy, Pilar, siempre.

BIPOLAR: bueno, los abuelos siempre están inventando cosas y dejándolas en herencia.

Gracias a todos por vuestras palabras.