lunes, 14 de enero de 2008

Mirada del bloguero afectado por la edad. (Segunda disolución autoparódica en seis movimientos.)

Segundo relato de las cosas que le pasaron al autor antes de tomar la decisión de salir a la calle.

Aquí puedes leer previamente el primer relato.




Aquí puedes leer el tercer relato.
afectado, edad

9 comentarios:

Paco dijo...

muy buena... ¿pero saliste a la calle?

manuel-tuccitano dijo...

donde quieres llegar???? como sigas así ...desde luego no creo...veamos que nos deparas...

Saludos

São dijo...

Boa série...mas será bom recuperar da dissolução antes de ir para a calle.

Porque és Professor, gostaria de ter a tua opinião sobre o texto que coloquei em Silêncio Culpado, cujo link está nas minhas Netamizades!

Gracias!

jg riobò dijo...

Menuda par de series, de nota.
La disolución.
Rastros al aire.
Ristras poéticas.
¿Qué salió a la calle?.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

vaya historia más buena, enganchas. Qué pasará mañana ?

un abrazol

nerea dijo...

Por fin las puedo ver... ayer no las podía ver bien en el ordenador del trabajo, sobre todo las primeras. Yo también tengo curiosidad a donde querías salir... Ya empiezo a imaginarme cosas pq debía ser importante para prepararte tanto ¿verdad?¿o en realidad da igual a donde se salga pq siempre es importante salir y esperar ver cosas?.

Besicos!

PILAR dijo...

Es verdad, la edad, cómo afecta a la mirada.
Es verdad, se pierde inocencia, se pierde alegría.
Se ganan ojeras. Se ganan derrames.
A mí hasta se me pierden las lágrimas, será que he llorado mucho...
tienes cara de huraño en la foto que has incorporado en tu perfil.

Bipolar dijo...

Esto del mundillo de los “blogs” -y es una apreciación global, fruto de las sustanciosas inmersiones que estoy realizando- se me asemeja a una cruzada en el sentido más literal.
Cruza una entrada y cruza un comentario.
Y la cruzada me resulta extremadamente reverenciosa.
Cuál mosquetero, el comentarista, hace una pirueta, pierna derecha hacia delante, pierna izquierda flexionada hacia atrás por detrás de la derecha, sombrero en diestra, primero arriba y con giro pomposo hacia abajo, plumón al viento a la vez que cabeza abajo con sublime caidita de pestañas,

Y 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8…

Así continuamente, y –sinceramente- creo que hay mucho de “políticamente correcto” y no de lo que realmente se piensa, y así las cosas, me siento como Mr. Scrush , porque en esta serie de fotos sólo veo efectos de psicotrópicos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PACO: Gracias. Sí, salí. Ya veremos cómo.

MANUEL: la calle, querido amigo, tiene sorpresas...

SAO: Gracias. Lo vi y te dejé un comentario.

JAVIER: Gracias. Ya sabes, el paseante disuelto...


FERNANDO: seguiremos, a ver hasta dónde.

NEREA: qué acierto el final de tu comentario. Besicos.

PILAR: Se pierde inocencia, qué verdad. Quizá me esté volviendo huraño. No sé.

BIPOLAR: jajaja, qué definición del bloguero y sus comentaristas. Pero ya sabes que aquí puedes disentir y no ser políticamente correcto, así que me apunto tu explicación psicotrópica. Algunos, ya sabes, generamos la droga de forma natural...

Gracias a todos por seguir esta serie tan experimental.