martes, 18 de diciembre de 2007

Hay que orear la casa.


¿Qué nos hace cerrarnos en la grisura de la casa? Buscar la noche artificial, vivir en rincones inhóspitos y estrechos en los que no nos cabe el alma, encerrojar las puertas y tapar las ventanas hasta hacernos desecho de lo que fuimos porque no se renueva el aire ni se orean del olor a encierro las cosas que atesoramos con avaricia o con temor, como enfermos.
Federico García Lorca escribió La casa de Bernarda Alba como símbolo de los que se encierran en sí mismos y sus principios y atemorizan a los suyos hasta hacer mortal el espacio y el tiempo, detenido: individuos, familias, naciones.
A respirar: a ventilar las casas, a la calle, a mirar el tiempo y las cosas hasta rozarlas y chocar con ellas o amarlas. Ya no es momento de temores, sino de descubrimientos en las realidades más pequeñas y más humanas.

14 comentarios:

manuel-tuccitano dijo...

Si en esta vida no viviesemos cerrados en la sinrazón, fuesemos más abiertos de miras...nos iría sin duda mejor... No se como viviendo en el pais que vivimos, en el tiempo que estamos...como se puede ser tan sectareo y tan intransigente y tan poco respetuoso..somos incapaces de reconocer nuestros errores de limpiar como tu dices "a ventilar las casas....a mirar el tiempo y las cosas hasta rozarlas y chocar con ellas o amarlas. Ya no es momento de temores, sino de descubrimientos en las realidades más pequeñas y más humanas.

Breve post pero plausible.

Un abrazo amigo

Paco dijo...

es dificil resumir en pocas palabras porque nos encerramos en nosotros mismos, porque nos buscamos un destierro a veces diario en nuestras casas... quizas este maldito mundo nos obliga a ello.

Francisco O. Campillo dijo...

Tu post me recuerda unos versos de José Hierro

¡Hay que salir al aire
deprisa!
(...)
antes de que se nos eche
la noche encima.
(...)
decir nuestra palabra
porque tenemos prisa.

Alatriste dijo...

Un año ya y con un blog muy activo. Enhorabuena, sigue publicando y colgando esas fotos tuyas, son muy interesantes.

jg riobò dijo...

No se, no se... las casas son las cuevas de antes. Lugar donde poder desarrollar tus historias.
Es más, creo que se pasa poco tiempo, habría que aumentarlo.
Para ventilar, con quince minutos basta.

pancho dijo...

En los lugares estancos, herméticos, oscuros, el aire se vicia. La endogamia deteriora la vida y los fanatismos se acentúan.

Abramos pues, puertas y ventanas para que la luz y las corrientes despejen el humo de la hoguera y que a su calor podamos crear y narrar nuevas historias, libres ya de su lado moso.

PILAR dijo...

Con los años, esto lo dará la madurez (ejem-ejem), he aprendido a abrirme más y a más diferentes personas y situaciones, y de ello he recibido una riqueza inmensa.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

esto debería aplicarse a todos los ámbitos de la vida. Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hola a todos y gracias por vuestros comentarios.

MANUEL: no sé, a veces pienso que no tenemos remedio, que siempre nos salen las miserias. A pesar de eso, hay que seguir intentándolo.

PACO: Bienvenido a La Acequia. A veces el mundo nos empuja a encerrarnos, en efecto.

FRANCISCO: Siempre tienes grandes autores en tus referencias. Ahora Hierro. Excelente, excelente.

ALATRISTE: Gracias. Aquí seguimos. Tú también, y te leo.

JAVIER: En efecto, pero ya sabes que en la entrada no me refería al refugio-hogar sino a los que se encierran tanto que huele a humedad y muerte. A veces, como dices, es mejor estar en casa para reflexionar sobre el mundo: abrir la ventana un rato y ponerse luego a pensar.

PANCHO: estancos, herméticos y con el aire viciado: la muerte en vida.

PILAR: te enriqueces cuando sales y ves y hablas, aunque sea para la lucha.

FERNANDO: En efecto. Un abrazo.

Bipolar dijo...

No sé por qué me gusta esta foto.
El trampantojo de adobe

Será porque
los listones sujetan la ventana
la ventana apuntala la pared
la pared entreteje unos adobes
los adobes envuelven las ruinas en otrora de una casa
las ruinas ya no aguantan ni un soplo
el lobo vendrá y de un soplo la derribará

El doliente parapeto descubre un hueco
el hueco invita a una mínima esperanza
la esperanza no es verde sino azul

Nacho Carreras dijo...

Hola Pedro:
Siempre me encantó esa expresión de nuestros abuelos.
Como dices sirve para tantas cosas....
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

BIPOLAR: Qué bien descrita está la foto. Gracias por fijarte en ella.

NACHO: Sabiduría de los mayores, en efecto. Saludos.

Myr dijo...

Esta viajante del futuro de dice:
Es hora de salir al mundo y vivir la primavera porque....

"Ya no es momento de temores, sino de descubrimientos en las realidades más pequeñas y más humanas".

Voy subiendo, te encuentro un poco mas arriba

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MYR: qué placer éste de reencontrarse en el pasado.