domingo, 28 de octubre de 2007

El equilibrio y el caos.


A veces miro los balcones para adivinar la vida de dentro. Me asombran esos espacios que se muestran pulcros y equilibrados, hechos a nivel y trazados con escuadra y cartabón, como si fueran un tajo preciso de vida fría. Pero dónde está el equilibrio y dónde el caos: quizá hemos invertido los conceptos y el orden disciplinado sea solo pantalla bipolar de contención ante la desarmonía. En ocasiones, el cristal devuelve la mirada y vemos la contrafigura del paseante. Y me inquieta.

6 comentarios:

Pilar dijo...

Qué "bonita" reflexión, pongo bonita entrecomillada porque siempre me ha parecido un adjetivo como muy simple, muy infantil, pero no sé porqué hoy me apetece utilizarlo.
Que me estoy "enganchando" a tu blog, que me hacen compañía tus palabras y que me hacen pensar.
A mi también me inquietan los balcones, las ventanas, las puertas, el saber qué hay dentro, será que somos un poco "voyeur"? La peli de "la ventana indiscreta", magnífica. Y no sé si alguien se acuerda de Gila (me imagino que sí), quiero decir de uno de sus chistes acerca de tener un ojo en el dedo y que le dirigías donde querías y así podías mirar mucho más, era buenísimo.
Buena semana. E insisto, gracias Pedro.
Pilar.-

Nacho Carreras dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya conoces mi fascinación por balcones y ventanas.
Como dices "...el cristal devuelve la mirada..." pero no creo que sea "En ocasiones..." sino siempre.
Saludos.

jg riobò dijo...

Ventanas, balcones; si abiertas o abiertos te comunicas, estas dentro del afuera; si cerradas o cerrados rebota lo de afuera, estas fuera.
Otra entrada sublime.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

PILAR: Buena semana también para ti, Pilar. Aquí estará La Acequia, esperándote. Y qué dos buenas referencias aportas, cada una en su color.

NACHO: Efectivamente. Siempre.

JAVIER: apertura y cierre, dentro y fuera... siempre en los márgenes de la mirada.

manuel-tuccitano dijo...

el equilibrio y el caos...depende de los ojos con que se mire...mi despacho ordenado es todo un caos para mi cuando busco un documento...

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ay, Manuel, si vieras el mío...