miércoles, 7 de noviembre de 2018

De corazones

German Arzate Garza, Romtesh, Tonto Corazón (2006)


Nos empeñamos en sacarnos el corazón unos a otros hasta quedarnos tuertos. Nos gusta demasiado hurgar en las vísceras de los demás.

Nos duele el corazón de amor. Es lo malo de las metáforas. Quizá el amor resida en el bazo, pero es menos glamuroso.

Se iba dejando el corazón en los mostradores de los bares del barrio como si fuera un paraguas. De vez en cuando, algún vecino piadoso se lo subía a casa envuelto en papel de periódico.

6 comentarios:

Fackel dijo...

Nos gusta quitar, incluso a sangre y fuego, el corazón de los demás para hacérnoslo nuestro. Caín heredó la Tierra.

La seña Carmen dijo...

Ya lo cantaba la copla:

Él vino en un barco
de nombre extranjero,
lo encontré en el puerto,
un atardecer...

María Dorada dijo...

Ay cuánto duele el corazón a veces.

Me encanta tu entrada.

Un beso.

Sor Austringiliana dijo...

Robarnos el alma.

Ele Bergón dijo...

Me gusta en especial el tercero.

Un abrazo

Campurriana Campu dijo...

Somos cazadores de sabana sin hambre. Eso somos.