lunes, 15 de octubre de 2018

Pasó el huracán Leslie


Pasó el huracán Leslie y, a pesar de los daños y de los fallecidos, algunos se han sentido decepcionados ante un huracán convertido en tormenta. Hay quien asiste a la destrucción como espectáculo y si no llega la desolación se sienten insatisfechos.

11 comentarios:

São dijo...

Desgraçadamente, aqui foi igual ...

Besos , amigo mio

María Dorada dijo...

Ha sido terrible en algunas zonas, la verdad es que dejó huellas, y en otras pasó desapercibido.

Besos.

Sor Austringiliana dijo...

La sangre dw los gladiadores era un espectáculo anhelado. Lo peor del ser humano asoma la patita.

Francesc Cornadó dijo...

Coincido con Sor Austringiliana. El espectáculo de la desgracia y del dolor es lo que complace a las masas, disfrutan cuando la bailarina o el patinador se caen y se rompen la crisma, cuando el motorista o el piloto de fórmula 1 choca contra el muro, cuando la sangre del toro o del torero tiñe la arena, etc. todo muy asalvajado.
Saludos
Francesc Cornadó

Emilio Manuel dijo...

"Hay quien asiste a la destrucción como espectáculo y si no llega la desolación se sienten insatisfechos.", ya veo que no te sorprende, yo tampoco.

Andandos dijo...

En general, los medios de comunicación, sobre todo las televisiones.
Un abrazo

Ele Bergón dijo...

¿Por qué es cierto lo que dices? ¿ Qué tragedia late en nuestro interior?

La foto magnífica.

Besos

impersonem dijo...

Las expectativas morbosas, mejor que sean defraudadas...

Abrazo

Frodo dijo...

Llego acá desde el blog de "de amores y relaciones".
Esta entrada llamó mi atención.
Croe que a esas personas hay que mandarlas a ver películas de catástrofes al estilo "Twister" o "2012" a ver si se les pasa un poco

Buen blog
Saludos!

Edurne dijo...

Tienes razón: hay quien solo es feliz ante la desolación.

Besos.
;)

Campurriana Campu dijo...

Sin sangre, tiene menos gracia. Para la prensa, ni te cuento. Y eso abarca todo lo demás.