lunes, 9 de julio de 2018

Cajas


Cajas. Es hora de recoger las cosas, almacenarlas ordenadas en las cajas. Aquí, aquí, aquí no. Apilar las cajas. Por colores, por tamaños, procurando llenar el espacio, aprovecharlo. Todo un año, antes de las vacaciones de verano. Rotularlas para encontrar enero o marzo o estas últimas lluvias o la nieve sobre tu nariz. Hay que escribir claro no vayamos a confundir los archivos y hallar mezclado lo malo y lo bueno, como en la vida. Separar el grano de la paja para cuando llegue el tiempo de sementera. Cuántos años caben en un año.

5 comentarios:

Edurne dijo...

Una vida entera en un año:
Nacer, crecer y partir. Pero todo bien ordenado, muy importante ordenar las lágrimas y las risas.

Besos.
;)

Myriam dijo...

¡Ay! Me recuerdas que yo ddbo hacer limpieza de papeles.... Ya sabes, operación pica-pica.

Besos desde esta matavilla

Fackel dijo...

Y la satisfacción que nos produce recoger y archivar. Y las dudas que nos pueden surgir en ese momento. Y la percepción de que acaso guardar no tenga vuelta atrás. Aunque siempre a mano, lo archivados siempre a mano. Por si acaso.

Doctor Krapp dijo...

Los que tendemos a la clasificación de todo lo existente por naturaleza o vocación, bien entendemos la artificiosidad de nuestros intentos.

Andandos dijo...

Tirar, es lo que intento hacer, y es lo que me conviene hacer. Pero no es fácil.

Un abrazo