miércoles, 4 de abril de 2018

Paisajes

 `
Por diferentes motivos, estos días he bajado desde Logroño hasta Ayamonte con paradas en otras localidades para encontrarme con amigos. En Logroño fue todo memorable y en su sitio: la buena gente, la calle Portales y la catedral, el río Ebro camino lento del Mediterráneo. Desde el río Cárdenas he visto la sierra de la Demanda, los árboles tumbados por estos meses de nieve y vientos. En la cueva en la que dicen que San Millán vivió cuarenta años contemplé el San Lorenzo blanco y señero, quizá así lo viera Millán. Atravesé esa tierra riojana entre sierras, la meseta castellana (Burgos, Valladolid, Salamanca), hasta la alta nieve de la sierra de Béjar. Allí Oliva me regaló un ramo de narcisos de Candelario y con aquel tesoro de los Canalizos recorrí Extremadura y llegué a Sevilla: azahar ya en la melena verde de los naranjos. Y Ayamonte, río y mar, monte y marisma. Qué importante el paisaje.

El mío es la planicie castellana hasta las ondulaciones de los Torozos y si cierro los ojos veo los campos rojos del terciopelo de la amapola en un atardecer eterno de verano. Pero echo de menos el fatigoso ascenso al Calvitero, las lagunas del Trampal; la pizarra llena de jaras florecidas y el Guadiana inmenso. Cuando no puedo, me muevo entre calles y de vez en cuando me subo a un bordillo para ver si más allá de los tejados la sierra blanquea aún.



6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Ese paisaje quiero realizarlo a la inversa, con parada especial en Salamanca.

Saludos

Fackel dijo...

Bienaventurado tú que te obsequian los paisajes y los amigos.

Myriam dijo...

Hermoso recorrido y sobretodo esas paradas con amigos.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Lo vuestro es un sin parar.

Campurriana Campu dijo...

Me has regresado a esos paisajes familiares. Mucho más que hermosos; plenos de sentimiento.

Ele Bergón dijo...

Hace unos años hicimos un recorrido por Logroño. Nos gustó muchísimo. Quizás sea la gran desconocida.

Buen periplo has tenido y tienes. Y buena acompañante que, como a mí, también te lleva de un lugar a otro, sin esfuerzo y con alegría.

Somos chico y chica con suerte, como diría nuestra amiga de Logroño Rita T.

Besos