miércoles, 18 de abril de 2018

Hacia el río Guadiana


Ha salido el sol. Paseo por el jardín de la Universidad, miro las copas altas de los pinos, la mata de romero en flor. Tengo ganas de meter las manos en los bolsillos y silbar camino de clase: voy al encuentro de Cervantes, ya fuera de Argel, que escribe El casamiento engañoso y Coloquio de los perros, una obra maestra que asombra todavía hoy. El césped se ha llenado de flores y las zonas no ajardinadas de gordolobos de terciopelo. Estos días me espera el Guadiana, con su lento curso camino del mar. Y no pienso decirle que no.

6 comentarios:

Mavi dijo...

Buen viaje al Guadiana, ese río curioso y enigmático" ahora me ves...ahora no me ves"
un saludo Pedro.
Mavi

María Perlada dijo...

Qué bien que te espere el Guadiana, disfruta mucho del paisaje de la primavera.

Besos.

Emilio Manuel dijo...

Pues claro que no.

Kety dijo...


Que pases buen día con Cervantes, Cipión y Berganza...

Myriam dijo...

¡Qué ilusión! pero ya sé que estuviste,
viste, hiciste y volviste. :-)

Besos

Myriam dijo...

Algún día visitaré la zona, espero y confío.