miércoles, 4 de octubre de 2017

Sobre la luz líquida


Sé que no quieres pensar en la muerte. Ella tampoco te piensa.

5 comentarios:

María Perlada dijo...

Me parece divinal la fotografía.

Nadie queremos pensar en la muerte, creo que intentamos evadirla, como si no formara parte de la vida, pero no nos damos cuenta de que la tenemos ahí, y en un suspiro ¡zas! nos atacará.

Un beso.

Emilio Manuel dijo...

El hombre piensa en la muerte desde que nace, primero de forma leve, muy leve, conforme avanza en años, piensa en ello un poco más, hasta que se llega a una edad donde siempre está presente. Son las cosas de la vida y de la muerte.

Saludos

Ele Bergón dijo...

Por casualidad hace unos días en la librería que frecuento, encontré a otro usuario que se llevaba un libro cuyo título no recuerdo, pero si era muy llamativo porque utilizaba la palabra muerte. Le pregunté de qué trataba y me dijo que era de un médico que atendía a personas moribundas y que cuando lo escribe, a este médico le han detectado un cáncer bastante grave. Son sus reflexiones sobre estas vivencia de muerte. Me pareció ineresante

Es verdad es que en nuestra cultura se piensa poco en la muerte y ¿si el fin de todo es llegar a la placidez total?

La foto que tú dejas aquí tendrá muerte, pero a mí me deja llena de paz.

Besos

Myriam dijo...

Cuando sea el momento, sí. Sin problemas y que sea rápida e indolora, para eso me iria hasta Bélgica, de ser preciso.

De momento. aún tengo que disfrutar a mis nietas y alguna que otra cosa más.

Besotes

Andandos dijo...

Bueno, yo sí pienso, no muy a menudo, pero pienso.

Un abrazo