jueves, 26 de octubre de 2017

No se sujetó a ninguno y noticias de nuestras lecturas, con anuncio de la próxima.


María de Zayas daba fin a la segunda parte de su colección de novelas con una breve nota. En ella comenta que cede a su pretensión inicial de dar un final trágico a la historia de Lisis, la mantenedora principal del sarao entre los diez amigos, para recluirla en un convento. Al lector actual le extrañará que la autora considere un final feliz este, pero la explicación que le da a Fabio no deja lugar a dudas:

No es trágico fin, sino el más felice que se pudo dar, pues codiciosa y deseada de muchos, no se sujetó a ninguno. Si os duran los deseos de verla, buscarla con intento casto, que con ello la hallaréis tan vuestra y con la voluntad tan firme y honesta como tiene prometido y tan servidora vuestra como siempre y como vos merecéis; que hasta en conocerlo ninguna le hace ventaja.

Debemos pensar en la triste situación de las mujeres en un tiempo en el que para ser libres verdaderamente deben ingresar en un convento.

A pesar de que aún quedan por resolver muchas preguntas sobre las fechas de composición y publicación de las dos partes (quizá 1637 y 1647), sus títulos (Novelas amorosas y ejemplares y Desengaños amorosos) y otras cuestiones de interés como la ordenación de las historias, la autoría de la dedicatoria, la intervención concreta del impresor, etc., lo cierto es que el tiempo trascurrido entre la redacción de ambas acentúa la visión negativa que tiene la autora sobre la suerte de las relaciones entre hombre y mujeres en su tiempo. En gran medida, las novelas constituyen una advertencia a las mujeres sobre las intenciones de los hombres y una crítica al trato que les dan estos. Cada uno de los argumentos trata un matiz relativo a esta cuestión y el relato marco de los amigos reunidos para contarse estas historias lo confirma. Obtener la felicidad en el amor no es nada fácil porque casi todas las relaciones están teñidas de sobresaltos, impedimentos e intenciones ocultas, entre las que los amores cruzados ocupan un papel sustancial. Por lo tanto, estas novelas no deben leerse exclusivamente como historias entretenidas con tema amoroso sino como un verdadero muestrario de situaciones. No es de extrañar el éxito que obtuvieron.

Espero haber conseguido el fin inicial de redescubrir para el público en general una autora orillada por la historia literaria y despertar el interés por su perspectiva, significativamente apartada de lo convencional.

- Hasta la tercera semana de octubre nos dedicaremos a comentar algunas novelas breves de María de Zayas Sotomayor.  Algunos lectores del formato presencial me pidieron continuar con la lectura de Pasos en la piedra, de José Manuel de la Huerga, el último de los títulos leídos en el curso que cerramos. Para darles tiempo a terminarla durante el mes de septiembre propuse esta otra lectura complementaria para iniciarnos ahora. Para quienes no conozcan la obra de María de Zayas (Madrid 1590-¿1661?), su descubrimiento será una auténtica sorpresa. Durante mucho tiempo su nombre fue olvidado en los manuales de la historia de la literatura española y su recuperación desde hace unas décadas ha sido lenta pero imparable. Es de justicia reconocer su importancia en la novela española. 

- Se puede encontrar una breve biografía de la autora en este enlace.

- En el mercado editorial hay varias ediciones de sus novelas. Las mejores de ellas son las publicadas por la editorial Cátedra (Desengaños amorosos al cuidado de Alicia Yllera y Novelas amorosas y ejemplares al de Julián Olivares).

Para facilitar la consulta a todos los lectores recomiendo la descarga gratuita de sus novelas en una más que correcta edición en la revista electrónica Lemir al cuidado de Enrique Suárez Figaredo: aquí las Novelas amorosas y ejemplares y aquí los Desengaños amorosos.

Noticias de nuestras lecturas

El pasado martes día 17 celebramos la primera reunión del club en su formato presencial. De lo mucho que se habló allí y del comentario de las novelas de María de Zayas podéis encontrar reseña en el acta levantada con mucho esfuerzo -que debemos agradecer- por Mª Ángeles Merino en su entrada.

Y nuestro querido Sr. de la Vega reaparece en este espacio -ahora solo tiene vida en Facebook- para comentar con su inteligencia y perspicacia habitual la personalidad de María de Zayas, su denuncia contra el trato que los varones solían dar a las mujeres y confeccionando un listado de mujeres escritoras de nuestros siglos de oro imprescindibles. Podéis verlos en este enlace.

De tretras, contratretas, cosarios y advertencias a las mujeres para que estén alerta ante las intenciones de los hombres va la atinada entrada de Mª del Carmen Ugarte García comentado las novelas de la Zayas partiendo de las locuciones proverbiales. Para no perdérsela.

Mª Ángeles Merino comenta Aventurarse perdiendo en compañía de Austri y otros personajes... con novios a la vista y todo. Le ha salido una entrada redonda después de estar bloqueada unos días...

Luz del Olmo comenta Aventurarse perdiendo desde sus dos claves: el enamoramiento como sueño y la necesidad del relato a un confidente. Buen acercamiento.

Sobre los finales felices  y en boda y la forma de denunciar el sometimiento de la mujer en aquella sociedad en las novelas de María de Zayas, escribe una excelente y aclaratoria entrada Paco Cuesta.

Pancho comenta Aventurarse perdiendo y en su comentario quiero llamarnos la atención sobre la geografía de las novelas de la Zayas, que explican mucho de lo que fue ella y del éxito de las colecciones que escribió. Y termina con Sabina, que no es moco de pavo. Después se atreve con El jardín engañoso, una novelita con mucha miga en el contexto del barroco español, que aborda en su trepidante inicio... con Gardel.

Próxima lectura: La sirena de Gibraltar de Leandro Pérez



Myriam publica su primera entrada sobre La sirena de Gibraltar, la novela de Leandro Pérez que hemos comenzado a leer y que nos ocupará las próximas semanas. Aquí nos hace una breve presentación de la misma.

Mª del Carmen Ugarte analiza las claves de lectura de la novela y se fija en una expresión de Jandro, llena de vendimia(s), que desmenuza inteligentemente, así como los pros y los contras del lenguaje de la obra.


Recojo en estas noticias las entradas que hasta el miércoles han publicado los blogs amigos.
Entrada del Club de lectura cada jueves, en este blog, aunque en las últimas semanas no haya podido cumplir esta promesa por diferentes cuestiones que espero se vayan remansando en las próximas.
Información sobre el presente curso en el club en este enlace.

4 comentarios:

Paco Cuesta dijo...

Al menos entre los miembros del Club se ha conseguido despertar inquietud sobre María de Zayas (algunos no la conocían), curiosamente ni en los ambientes universitarios se le presta la atención a mi juicio debida. Lo siento, no es justo.
Un abrazo

pancho dijo...

No se debía vivir tan mal en un convento cuando eran las señoras adineradas las que se metían en clausura, siempre aceptada. Sin olvidarnos de las condiciones de vida del Siglo XVII, con cincuenta eras anciano desdentado, como Cervantes nos cuenta de él mismo en el prólogo de Las novelas ejemplares. Vivir protegidos por un muro del exterior hostil como si fueran las telas hasta el suelo de un burka.
Impera la intención moralista en los cuentos, es cierto. Se repite en ellos la llamada de alerta ante la deslealtad de los hombres. Aunque haya una cierta exageración en los sucesos, siempre hay intención de similitud con hechos reales. Pudieran ser verdad.
El aumento de la sección "Noticias de nuestras lecturas" es una buena noticia, certifica la vigencia de la lectura y comentario a través de la red. La lectura goza de buena salud aunque solo sea por salir del monotema un poco.
Ahora lo que da pereza es ponerse en marcha, coger velocidad de crucero y pasarse por los blogs amigos a leer más... Me acuso de no jugar a ganar.
Un abrazo y gracias por dedicar tu tiempo tan escaso a estas entradas del club de lectura.

Abejita de la Vega dijo...

Un placer haber conocido a María Zayas, una escritora del XVII de las de letra pequeña en los manuales. Merece la letra grande.

Concluye que Lisis no se sujetó a nadie y recibió "castas" visitas en el convento, seguro que los curas atronarían en el púlpito. Su condición aristocrática la protegería...supongo. No sabían nada las que se metían al convento...

La reunión del 17 bien mereció el esfuerzo de tomar notas y redactar la crónica. Gracias al profe y a los compas.

Ahora vamos con La sirena de Gibraltar, la novela negra del paisano Leandro Pérez...en la 222 nos sorprende una voz femenina.

Un abrazo, Pedro.

Andandos dijo...

Compré el libro en verano, creo, os leo a todos y todas y me pongo a leerlo. No he leído nada tranquilo durante los últimos dos meses, de hecho estoy con el mismo libro que en agosto, que ahora acabaré. Me gusta volver a la rutina lectora, sin más sobresaltos que los que me busco yo solo.

Un abrazo a todos y todas