lunes, 11 de septiembre de 2017

Ni de fantasma sirvo en la vida.


Salgo al pasillo
y digo ¡buh!
y no te asustas
pero sonríes.

Ni de fantasma
sirvo en la vida
pero lo intento
si tú me premias.

No sabes que estoy muerto
y yo no te lo digo.

© Pedro Ojeda Escudero, 2017


7 comentarios:

mojadopapel dijo...

Me gusta.... Fantasmon!

María Perlada dijo...

Y qué mejor que una sonrisa para responder.

Me ha encantado esta entrada, Pedro.

Besos.

Abejita de la Vega dijo...

fantasma mas fantasma enamorado

SAU dijo...

aawwwwwwwww pero que lindoo poema..me enacnto pedro..tan simple pero dice tanto...aparte me imaginoa vos diciendo buuu que tierno...

besines y gracias por acordarte yo ni para eso sirvo...

:) jjjj

impersonem dijo...

Tienes que ver o volver a ver las películas de Casper...

Ese retrato de interior termina con dos pinceladas que lo convierten en escatológico misterio...

Andandos dijo...

El niño que llevamos dentro.

Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Sonrío.
Me encantó.
Y no, no todo puede llevárselo el tiempo y sus quimeras;)

Besos, Pedro.