lunes, 17 de julio de 2017

Somos pequeños momentos.


Somos pequeños momentos, una suma en perspectiva de acciones cotidianas y pensamientos a la que luego llamamos biografía. Es difícil contarnos, a veces demasiado, cuando nos damos coherencia en el relato de nuestras vidas -esa coherencia que ninguno de nosotros tenemos- y no nos reconoce el espejo. Qué sencillo y fácil todo cuando solo somos ternura, hermandad, abrazo. Apenas nada en un horizonte abierto, pero algunos momentos, los más sencillos y naturales, qué sublimes precisamente por compartidos. Son los pequeños gestos los que nos definen, las palabras menos gritadas y rotundas. El suave declinar de la jornada junto a quienes te abrazan.

7 comentarios:

María Perlada dijo...

Somos instantes de la vida en segundos de tiempo.

Besos.

Fackel dijo...

Lo curioso es que probablemente somos química y dinámica y más, y según se activa una u otra nos sentimos hermanados, cercanos, compenetrados o...todo lo contrario.

Andandos dijo...

Hablas de eso que siempre ha existido, bajo diversas formas y apariencias. Cuesta, hoy, verlo. Bueno, me cuesta a mí, siendo sincero.

Un abrazo

Luis Antonio dijo...

Pequeños, pero entrañables momentos. Lástima que sean tan escasos...O quizás ahí está la razón de su "grandeza"...

Abejita de la Vega dijo...

Trocitos de estrella que brillan cuando se encuentran con otros trocitos. Feliz encuentro.

Marina dijo...

Yo soy un vaso de vino esperando.

Por qué no??

Myriam dijo...

Tú lo has dicho: sublimes.

Precioso atardecer!

Enhorabuena, enhorabuena.

Abrazos