miércoles, 14 de junio de 2017

¿Qué has hecho de mí?


El verano, este verano anticipado, todos los veranos, es tiempo de caminar junto al agua. El caminante busca su frescor, la paleta fría del color del agua, la brisa suave de las orillas del río, el rumor tranquilo de la corriente. En verano nos aproximamos al agua para escapar del calor y buscando el recuerdo de aquellos jóvenes que ya no somos pero caminan con nosotros. A veces en silencio, a veces hablándonos: ¿qué has hecho de mí? En el verano, las aguas, mansas, nos aguardan.

8 comentarios:

María Perlada dijo...

Los veranos nos aproximan al calor, a los recuerdos y a la naturaleza, los veranos me transmiten paz.

Besos.

Emilio Manuel dijo...

Las aguas me esperan a retazos.

Ele Bergón dijo...

En el verano vuelve la calma, el reposo, el disfrutar más de todo, pero con este calor que está haciendo o estás en remojo o metidos en casa con el aire acondicionado. Son rachas, a veces, con el viento demasiado cálido que te impide hasta pensar. Como en la vida.

Besos

São dijo...

Para mim, a água é vital, sempre.Mesmo no Inverno.

Os jovens que já não somos são boa companhias.

Querido amigo, besos.

Fackel dijo...

El verano es para mí el espejo, hoy espejismo, de mi infancia.

Andandos dijo...

Es una pena pero aquellos veranos no volverán.

Un abrazo

Myriam dijo...

y ese azul profundo en mi retina...

Besos

impersonem dijo...

El ayer y el hoy se mezclan en la memoria... en mí habitan el niño y el joven que fui bajo el pellejo que curtieron las experiencias...

Para mí es una alegría que se anticipe el verano... me gusta mucho el calor y más la luz...

Abrazo