domingo, 14 de mayo de 2017

¿Somos reciclables?


Ayer, por un tema menor de un familiar, me pasé varias horas en las urgencias de un hospital. Ya sabemos que la crisis económica fue aprovechada en España para establecer recortes en los presupuestos de la sanidad pública que han llevado, junto a otros intereses sectoriales y corporativos, a largas listas de espera y escasez de médicos en algunos servicios. Todo ello ha provocado el colapso en las urgencias hospitalarias y que cuando se entra en este servicio, el enfermo y sus acompañantes deben armarse de paciencia ante la espera de varias horas. Nosotros entramos a las seis y media de la tarde y salimos a la una de la madrugada.

En la sala de espera se crean relaciones entre los que allí se encuentran. El que llega se limita a saludar y ocupar una silla pero a las pocas horas se itercambian confidencias y toda clase de opiniones. Sobre el sistema sanitario también, claro.

En una parte de la sala había tres contenedores para reciclar materiales diversos y el tedio de la espera me provocó varias reflexiones sobre si somos o no reciclables los seres humanos, sobre si nuestra individualidad es lo suficientemente importante como para que se conserve una vez que no somos nada más que residuos y sobre la calidad de estos como materia orgánica. ¿En qué contenedor debería arrojar mi cadáver, por ejemplo, los cabellos que pierdo cada día, las uñas que me recorto, los versos que no termino o los que temino, incluso?

10 comentarios:

José A. García dijo...

Yo me arrojaría a mí mismo, y sin dudarlo, en el contenedor que me asegure el olvido. Todo lo demás carece de sentido, para mí, claro.

Saludos,

J.

Emilio Manuel dijo...

Vamos por partes, lo de las esperas en urgencias es algo que ocurre desde la noche de los tiempos, no es algo nuevo provocado por la crisis y los recortes,solo que se ha incrementado, ahora bien, hace un año acudía a urgencias por una arritmia y no tardé ni un segundo en entrar, directamente a la camilla y me atendieron de maravilla, médicos y enfermeras pendientes de uno, ya se, es raro, pero así pasó y así lo cuento; en otra ocasión, con un problema respiratorio me quedé en la puerta entreabierta de urgencias varias horas sin apenas poder respirar, creí que me moría.

En cuanto a lo del reciclado, teniendo en cuenta que somos, más o menos, 1 o 1'5 kilos de cenizas yo, más que a un contenedor, tengo dicho dos lugares donde arrojarlas, en el mar y en la sierra, un poquito en cada lado.

La seña Carmen dijo...

La respuesta ya la han dado los que escriben ciencia ficción: en un mundo con recursos escasos, seríamos totalmente aprovechables, como el cerdo.

Espero que lo del familiar se pase pronto y salga bien.

Abejita de la Vega dijo...

verduras de las eras

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una pregunta que muchos nós hacemos y no muchos logran responder. El tema de la falta de atención adecuada en los servicios sanitarios es indignante. Un abrazo

Myriam dijo...

Bueno, ya sabes que en la Naturaleza,
la energía no se pierde, se transforma.
¿Somos energía?

Myriam dijo...

(Espero que tu familiar ya se encuentre totalmente
restablecido)

Esas esperas en Urgencias son....
...incalificables.

Un fuerte abrazo

Andandos dijo...

Se nota que has pasado muchas horas de espera en lugares públicos como estaciones. No queda más remedio que leer (revistas, más bien) o mirar y hablar. Una parte de nosotros es intercambiable con cualquier otra persona, pero nuestra individualidad es eso, nuestra. Quizás hay que diferenciar entre nuestra parte física, que no permanecerá, y nuestra parte intelectual o espiritual, que puede que sí, no lo sabemos ahora. Me hago un poco de lío, eso también. Personas con fe quizás te responderían mejor.

Un abrazo

Kety dijo...


Es cierto que las urgencias son largas e insoportables, sobre todo para los familiares. Pero como bien dice Emilio Manuel, cuando realmente es de gravedad atienden al paciente enseguida. Los médicos saben cuando uno va a urgencias porque lo necesita, o, no quiere por x razones, ir al médico de cabecera, entorpeciendo así las verdaderas urgencias.

Un abrazo

Fackel dijo...

Vade retro, Urgencias!!! Nos quejamos con razón de las limitaciones, los recortes en recursos por parte de la estructura política dominante y las horas que nos desesperan, y sin embargo...¿Cuántas zonas el mundo andan peor?

PD. Una reflexión más, que no me consuela, porque cuando he pasado por el caso, como tú, me he puesto negro. Nuestros cadáveres se reciclan muy mal, porque, de entrada, los meten en compartimentos de cemento, sea en pared o suelo, como si fueran pisos y los cadáveres inquilinos vivos. Aquel enterramiento antiguo en que cuerpo y tierra se fundían sí que era reciclaje, Señor. Y útil.