sábado, 11 de marzo de 2017

Despejar el día


Este es el lugar que atravieso varias veces a la semana, de madrugada. Como si al amanecer los días se convirtieran en un complicado entramado de líneas, espacio y tiempo que despejar. Sigue igual por la noche, cuando regreso a casa.

10 comentarios:

mojadopapel dijo...

El trabajo y el esfuerzo dignifica al hombre,no lo olvides.....hasta la jubilación te quedan muchos años de dignidad.

María Perlada dijo...

Pero cada día es un nuevo amanecer con nuevas vivencias en el día a día.

Besos.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Cuánto esfuerzo y tiempo empleado, en los trabajos que realizamos en la vida! Que sirvan para alguien, además de dignificarnos.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

La luz del día asoma entramada.

Emilio Manuel dijo...

Despejemos...., hay tantas cosas que despejar.

Fackel dijo...

Y gracias que puedes, que hay, que te trasladan.

Doctor Krapp dijo...

Es un paisaje complicado para darle un aliento poético pero no nos queda otra si queremos salir a pasear más acá del que forjan nuestros sueños.

Myriam dijo...

¿Despejando en tránsito?

Luis Antonio dijo...

Seguro que nuestra mirada, al menos, sí cambia...

LA ZARZAMORA dijo...

De ahí, el enrevesado mundo de cómo seguir despejando nuestras incógnitas...
;)
Un beso, Pedro.