miércoles, 8 de febrero de 2017

Atardece en el Travieso


Ya está. Llegaste a tiempo. Lento, a la hora prevista, atardece en el Travieso. El sol se pone y tú, al fin, has conseguido volver a la sierra, con temor por si la hubieras soñado y no fuera cierta, pero no, es ella más certeza que tú. Abajo quedan todas las otras cosas. ¡Nieve en el Calvitero, viento frío y horizonte! ¡Frío y silencio!

7 comentarios:

María Perlada dijo...

El sol siempre llega a tiempo, incluso, cuando menos se le espera, vuelve a aparecer.

Un beso.

Marina dijo...

Y amigos que te esperan con besos renovados.

Emilio Manuel dijo...

Hay silencios que gritan, es una suerte vivir experiencias como esa.

Saludos

Myriam dijo...

Me alegro, lo necesitabas encarecidamente.
¡¡Disfruta!!

La foto es preciosa.

Besos

XuanRata dijo...

Asistir a un atardecer con todos los sentidos alerta es siempre una sorpresa. Y un reencuentro.

mojadopapel dijo...

La sierra te esperaba.

JL Ríos dijo...

Tiene poco que ver el tiempo de la naturaleza con el tiempo nuestro. Lento uno y, a menudo, rápido el otro.

Un abrazo