domingo, 15 de enero de 2017

Pablo Genovés. Cronologías y precipitados.


Cronologías y precipitados es el título de esta muestra artística de Pablo Genovés que se exhibe en Valladolid (Sala municipal de exposiciones de San Benito, hasta el 12 de febrero). Una buena oportunidad para acercarse a la obra de este artista para quienes no lo conozcan y un acierto más de esta sala vallisoletana que se ha consolidado entre las mejores de España por su programación.

Genovés muestra composiciones de gran formato en las que trabaja digitalmente con superposición de imágnes, algunas originales y otras tomadas de antiguas postales, fotografías y otros materiales. Nos hace pasear por un paisaje apocalíptico en el que grandes bibliotecas y salones lujosos quedan anegados por olas violentas, sepultados por capas de sedimento y tomados por la naturaleza salvaje. Observando las imágenes en el orden propuesto partimos de un desastre violento en el que las fuerzas naturales destruyen espacios antes dedicados a la cultura y la belleza hasta la construcción de un alucinado mundo con colores extraños en el que parece que se gesta algo nuevo que no se conoce aún. Del blanco y negro al color, de lo cultural a lo natural pero también de una forma de entender la cultura un tanto elitista y con lujo exquisito a la propuesta de una nueva basada en elementos naturales.

Genovés recupera el sentido artístico de la ruina, un motivo que atraviesa toda la cultura. La meditación ante la ruina de las civilizaciones pasadas o presentes, la observación de las ruinas de nuestras cosas. Los románticos hicieron de este tema una de las claves de su arte. Genovés añade el impacto del apocalipsis. No somos eternos, nuestra civilización tampoco lo es, pasará como todas. La forma en la que entendemos el arte o la belleza dejará de ser la guía de nuestras acciones -quizá ya esté pasando-. Estas fotografías de Genovés objetivizan este apocalipsis que vendrá con toda certeza, que ha sucedido otras veces, que quizá ya esté aquí. Hay desastres naturales que son, en realidad, desastres estéticos y aun morales.Que de estos momentos apocalípticos salgan cosas nuevas depende de nosotros. O quizá lo hermosos es eso, la ruina de la que ya somos meros espectadores.