domingo, 1 de enero de 2017

El gesto de comenzar un año


En realidad, cada día es comienzo de año. Nuevo, limpio, sin peso. ¡Feliz año, recién estrenado, tendido, que ha de ser nuestro!

9 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Nuestro para siempre.

Fackel dijo...

Es comienzo y es final cada día, un año más o un año menos, según se mire o se compute. La cencellada con que la madrugada nos ha obsequiado ¿qué simbolizará? Pero la naturaleza no entiende de símbolos. De todos modos, él año nuevo no aparenta siquiera levedad. Siendo joven ya es viejo: matanza en Estambul, dos crímenes contra mujeres en España...

Salud y gratitud para ti.

Edurne dijo...

¡Que nadie se atreva a robárnoslo!
Dibujamos el nuevo año sobre un lienzo blanco y azul...

Besos
;)

Edurne dijo...

¡Que nadie se atreva a robárnoslo!
Dibujamos el nuevo año sobre un lienzo blanco y azul...

Besos
;)

mojadopapel dijo...

Lo será

Emilio Manuel dijo...

Yo hace años empezaba el año con el pié derecho, ahora y viendo que lo mismo da que sea con uno que con otro, ahora trato ni de pisar.

Saludos

Doctor Krapp dijo...

Ojalá la memoria no manchase nuestros estrenos cronológicos. Que así sea.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Cada día debería ser un renovarse.
Feliz Año, Pedro.

Ele Bergón dijo...

Lo importante es el día a día para disfrutarlo y si hay problemas, llegar a su resolución.
Besos