miércoles, 7 de diciembre de 2016

Un año de la presentación de mi poemario piel

Con Luis Felipe Comendador, hace un año.

Hoy hace un año presenté mi poemario, piel, en el Museo Casa Chacinera de Candelario. Desde que volviera a escribir y publicar después de un largo silencio, este es mi tercer libro (después de Esguevas y Echo al fuego los restos del naufragio). Con él he visitado varias ciudades y me he encontrado con personas maravillosas entre el público y entre los lectores que se han puesto en contacto conmigo después de leerlo. Ya su escritura me deparó enormes satisfacciones. Contaba en él mi feliz hallazgo de una fórmula para cantar el paisaje, la amistad y el amor tras mis dos anteriores títulos, que abordaban el dolor, la pérdida y la tristeza. Sabía escribir desde la tristeza y he aprendido a hacerlo desde la alegría, cosa que yo pensaba imposible en mi manera de acercarme a la literatura hasta ese momento. Aunque este libro ya da paso a nuevos proyectos, aún se resiste a ser olvidado. Todavía tengo pendientes algunas presentaciones que me llevarán a nuevas tierras y más amigos. Estos compromisos me permitirán una despedida lenta de estas páginas. Anunciaré las citas con tiempo. Aunque la tirada fue mayor de lo habitual para un poemario de este tipo, quedan muy pocos ejemplares a la venta y se han reservado unos cuantos para las presentaciones que faltan.

Después de visitar tantas ciudades con este libro, aún recuerdo la emoción íntima de la presentación en Candelario ante un grupo de amigos que quisieron acompañarme. Entre ellos estaban algunos de los que compartieron conmigo los paisajes y las experiencias que llevé a los versos. Qué bien sonó esa intimidad en el Museo Casa Chacinera -¡qué maravilloso espacio para estos encuentros en los que la respiración del público cercano es tan necesario!- de ese pueblo tan bello y con tan buena gente, Candelario.

Por otra parte, como conocen los lectores habituales de este espacio, lo obtenido con la venta del libro contribuye a financiar los proyectos de la ONG SBQ SOLIDARIO, esa locura en la que anda Luis Felipe Comendador.

Os invito a recorrer las entradas que viajan a lo largo de este año de la mano de piel para comprenderlo mejor (pinchando en este enlace: las entradas se recuperan en orden inverso a su publicación, de más reciente a más antiguo).

3 comentarios:

María Perlada dijo...

Cómo pasa el tiempo ya ha pasado un año de la presentación de tu poemario.

Ahora daré un repaso a esas entradas.

Un beso.

São dijo...

O tempo desliza muito velozmente, de facto.

Besos , querido amigo, y buen finde

JL Ríos dijo...

El tiempo pasa deprisa, así que pronto tendremos otras obras tuyas, estoy seguro.

Un abrazo