domingo, 11 de diciembre de 2016

Paolo Ventura nos invita a soñar con la fotografía


Me ha resultado muy interesante esta muestra del artista Paolo Ventura (Milán, 1968), que expone por vez primera en España (Paolo Ventura. Obras de la colección Cotroneo, Roma, Sala municipal de exposiciones de San Benito, Valladolid, comisariada por Enrica Viganò) y que se clausuraba hoy. Ventura declara usar la fotografía buscando la sensación de verosimilitud en la recepción. Sus fotografías son el resultado final de una técnica mixta en la que cada una de las fases es ya, de por sí, una pieza artística. Concibe sus imágenes en series fotográficas para las que idea un guion y construye un decorado y un personaje o varios. Sus imágenes son una mezcla entre lo onírico y lo real (He trabajado como si tuviera que escribir los sueños apenas soñados, aquellos que se desvanecen después del café, según el folleto de la exposición), la maqueta y los antiguos dioramas (de hecho, ha utilizado alguno en sus obras). En todas ellas predomina una sensación de melancolía y meditación. Consigue que el ambiente y la historia atrape y provoca posteriormente -a partir de las emociones- el pensamiento del receptor o su capacidad de ensoñación. Como última fase de la creación, las series expositivas o las publicaciones de las fotografías a la manera de las antiguas postales. Cuando se tiene uno de esos objetos en la mano se desencadena en la mente recuerdos infantiles o de los antiguos viajes de los que uno volvía con estas imágenes como recuerdos. No le hacen falta palabras a estas historias seriadas: las imágenes llegan y se conectan de forma rápida con la imaginación de quien contempla los mundos de sus singulares personajes. De hecho, he redactado este texto en varias ocasiones porque es difícil trasladarlas a palabras. Invito a quien me lea a buscar en Internet su trabajo y dejarse guiar en ese juego al que Paolo Ventura nos invita, a veces lírico, irónico, filosófico, crítico. Siempre oportuno. Un acierto más de esta sala de exposiciones vallisoletana.

3 comentarios:

Myriam dijo...

No sabes cuánto te agradezco que me presentaras a Paolo Ventura. Me encanta!!! Entre realidad y mundo onírico... Cuando veía sus fotografías en la red, me evocó enseguida la obra de René Magritte. También la de Edward Hopper en alguna medida. Según sus propias palabras en una entrevista que le hicieron, él reconoce justamente que ambos pintores le gustan mucho, pero el se siente en deuda con Antonio Donghi.

Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Con tu descripción, me has tentado a ver algo de su trabajo. Ya me pongo a buscar. Gracias!

JL Ríos dijo...

No lo conocía, y es un fotógrafo, entre otras cosas, diferente e interesante. Es sorprendente cuantas maneras diferentes existen de usar algo tan pequeño como una cámara. Bueno, un lápiz o un bolígrafo todavía son más pequeños.

Un abrazo