sábado, 3 de diciembre de 2016

La nieve primera



He mirado la sierra esta mañana
-apuntada de blanco-,
quién sabe qué es la nieve
cuando oculta el paisaje.

Las primeras nieves ejercen un curioso efecto sobre el paisaje. De pronto descubrimos las montañas. Estaban ahí pero ahora parecen más cerca, más altas, con un cierto misterio de lo inalcanzable. Han caído sobre las cumbres como si nos advirtieran del invierno. Es hora de refugiarnos en la casa y hablar con los amigos, con los otros. Quizá con el otro que viene con nosotros. Que nos reclama.

10 comentarios:

mojadopapel dijo...

Las nieves siempre vienen para que dejemos de soñarlas.

Abejita de la Vega dijo...

Llegando a San Andrés, invierno es.

Emilio Manuel dijo...

Hoy no la veo pero se que está detrás o mejor por encima de esas nubes que aquí están dejando lluvia y allí copos de nieve, una Sierra Nevada que hacia más de dos años no la veíamos tan blanca y bonita.

Saludos

La seña Carmen dijo...

Esas ventanas con horizontes.

Edurne dijo...

La nieve primera siempre emociona.
Besos.
;)

Myriam dijo...

Y que el otro te encuentre bien a cubierto y rodeado de buenos amigos, de esos que saben derretir las intemperies.

Besos

PD ¡nunca vi tanta nieve y taaaaaan blanca como en Suecia!



JL Ríos dijo...

Sí, con aquel que siempre va conmigo. Hoy he visto los Pirineos nevados. Parecen cerca, pero los tengo a unos 150 kilómetros. Da igual, siempre parecen cerca.

Myriam: mi hija lleva más de dos meses en Estocolmo y sí, le pilló la nevada de hace dos o tres semanas, claro.

Myriam dijo...

Jl: que experiencia tan enriquecedora para tu hija, seguro que sabrá como disfrutar de la nieve y si se queda hasta la primavera....ni te digo. Cuando yo vivía allá tuvimos inviernos de hasta 20 grados bajo cero. En los últimos años no ha hecho tanto. Te cuento una anécdota: Mi hija era pequeña, tendría tres años cuando una vez la llevaba en un trineo en el que también había puesto bolsas de supermercado. Yo iba halando y mirando hacia adelante. En un momento me doy vuelta para hablar con ella y estaba desparramada en la nieve 50 más atrás de lo más divertida comiéndola como si de un helado de crema se tratara.

Abrazos

Myriam dijo...

50 metros

JL Ríos dijo...

Myriam: muy graciosa tu hija, ya lo creo. La mía estará todo el curso en un instituto de secundaria y, ocasionalmente, en el Cervantes. Es difícil el tema de la vivienda pero por lo demás está muy contenta. Como en los anuncios, vendrá para Navidad.

Un abrazo