lunes, 21 de noviembre de 2016

La densidad de la lluvia



Al entrar en Sevilla, la lluvia era intensa. Llovía como si todo en ese momento dependiera de eso, de la lluvia. Y así era.

(Esta intensidad de la lluvia me ha hecho pensar en la ligereza de nuestro tiempo. Ya no estamos en época de crisis financiera, no hay que confundirse. Ha quedado claro que aquellos meses sirvieron para que todo se reajustara tal y como lo vemos hoy. No queda nada de aquellas frases que nos hablaban de que había que refundar el capitalismo. Tampoco queda nada ya del espíritu del 15M en tan breve lapso de tiempo. En el fondo, todo tiene poca densidad en lo que se llama Occidente, en los países más desarrollados económica y socialmente, en los que la libertad y la igualdad ante la ley han conseguido logros más sutanciales, en los que la brecha social se redujo notablemente hasta llegar a la posibilidad de que se pudiera alcanzar el estado de bienestar general. Basta con salir fuera de las fronteras que nos son más reconocibles para comprender que el resto del mundo, la mayoría del mundo, no funciona así. En ese resto del mundo la brecha social es brutal, las diferencias son casi siempre insalvables, la vida de la mayoría de los seres humanos no vale nada, no hay una sanidad ni una educación generalizada, gratuita y de calidad. Hemos vivido en una isla y queremos seguir viviendo en ella pero sin ponernos frente al espejo y reconocerlo, sin querer pagar los costes, como si no fuera con nosotros lo que pasa afuera. Paralelamente a nuestro desarrollo económico en la época de bonanza se generalizó un sistema educativo y cultural en el que todo era demasiado fácil. No nos han acostumbrado al esfuerzo intelectual y la sociedad tampoco lo ha demandado, todo lo contrario, lo ha asumido como lo más democrático y natural y hemos pedido menos, no más aunque nos pareciera al contrario. Me extraña mucho, por ejemplo, ver a personas que se reconocen como opositores al sistema vigente practicar la educación fácil, la cultura fácil, la literatura fácil. No hay nada que mantenga más aquello contra lo que dicen luchar que anular el esfuerzo de comprensión intelectual de un poema o de una novela o convertir todo el sistema educativo en una prolongación del jardín de infancia. Hemos caído en la trampa. La democratización de la educación, de la cultura o de la literatura no es convertir todo esto en un parque temático de atracciones en el que se manipula con la emoción o la facilidad sino exigir que aquel que no pueda por razones económicas acceder al esfuerzo intelectual que supone la educación, la cultura o la literatura, lo consiga. Si quieres aprender, si quieres disfrutar de la literatura, por ejemplo, sospecha siempre de todo texto que comprendas a la primera. No confundas cultura con entretenimiento, no confundas la poesía con un encuentro de amigos en un bar o un libro de autoayuda. Huye del que no te enseña nada y solo quiere manipular tus emociones, buscar un aplauso fácil y compartir sentimientos contigo que ya estaban en el punto de partida pero no deberían estar también en el punto de llegada. Exígete un poco más a ti mismo si de verdad estás en contra de las cosas que pasan en el mundo. Intensidad. Como cuando llueve y parece que no puede pasar otra cosa más que eso, la lluvia.)

12 comentarios:

Magui Só dijo...

Parece que você refere-se a Paulo Coelho. Esse autor, brasileiro, não é respeitado aqui no Brasil por ser como você descreve.Mas vende livros e livros mundo afora, traduzido em dezenas de idiomas.

Fackel dijo...

Se quiere desnaturalizar tanto, hermano. Aplaudo tu rabia, pero por el panorama cultural que nos rodea y por el poco tirón que exige el personal creo que se está por lo fácil, como dices, por lo líquido y espirituoso, por lo asimilable e integrable. Se desnaturalizan conceptos que costó revitalizar tras el erial de la historia española. Me pregunto si alguna vez se ha interpretado de verdad la historia, la nuestra, la mundial. Aquí casi nadie sabe nada, salvo lugares comunes, tópicos. Se ha hecho de la falta de exigencia y prospección de nuestro pasado un motivo para tenernos miedo los unos a los otros. Nos seguirán timando. Nos seguiremos temiendo.

El Deme dijo...

Vivimos como el que oye llover... lo que pasa no nos afecta, les afecta a otros, estamos encerrados en nuestra cápsula de confort y nos horroriza salir de ahí.

Emilio Manuel dijo...

Últimamente se acuerda mucha gente de Andalucía y no precisamente para bien, en cuanto a todo lo demás, estoy de acuerdo aunque se puede matizar o mejor aclarar algún punto que puede no estar claro.

Saludos

Ele Bergón dijo...

¡Qué importante es el esfuerzo para conseguir lo importante en la vida y sin embargo qué poco se ha alentado!

Besos

La seña Carmen dijo...

No he llegado hasta el final...

Sí queda del 15M, porque el 15M cuando dejó la Puerta del Sol, y cada una de las plazas de este país, se instaló dentro de cada uno de nosotros, y de ahí es más difícil desalojarlo.

XuanRata dijo...

En realidad lo que ocurre es que la ligereza se alcanza a base de intensidad. Y no al revés.

Luis Antonio dijo...

Muchos identifican la cultura con el entretenimiento y así nos va...El esfuerzo se cotiza a la baja.

JL Ríos dijo...

Tienes razón en muchas cosas, y te noto algo desanimado, claro, pero también sé que, como la mayoría de profesores o maestros, eres un optimista profesional.

Un abrazo

impersonem dijo...

Es difícil analizar el sistema que rige en cada lugar y el porqué de nuestras acciones y reacciones (comportamientos)... es un tema ámplio y profundo, y, a veces, las apariencias engañan... y, de seguir así, el futuro será un agujero negro donde la luz no sobrevivirá...

Cada cual hace el análisis desde sus realidades y perspectivas... en fin, el asunto ese de las circunstancias que dijo el filósofo...

Estoy de acuerdo contigo sobre lo que dices de la educación, pero pienso que habría que darle alguna vuelta a alguna "dogmatología docente"... y a muchas rutinas "conservadoras" "lorísticas y monísticas"... y a algunas rigideces programáticas o snobismos varios que dificultan mucho o conducen a ninguna parte...

"Cultura no es lo que está en la memoria pública, sino lo que queda en la conciencia íntima", dijo alguien... y creo que es así...

Abrazo



Edurne dijo...

¡Maldita lluvia! Pero...

Myriam dijo...

Hay lluvias que son necesarias para la regeneración de los tiempos....