sábado, 29 de octubre de 2016

Celebramos el fuego


Deberíamos llevar velas en las manos este mes de noviembre. Los días se acortan y conviene recogerse en grupos pequeños y hablar en voz queda. Entre amigos. Las estrellas, ahora, quedan demasiado lejos. No importa. Estamos juntos y vivos y celebramos este fuego, el nuestro. Cerca, más cerca. Contándonos lo que de verdad nos preocupa y las historias sobre la niebla. Comencemos. Y si no llega la primavera, habrá valido la pena juntarnos a pasar este invierno tan cerca.

7 comentarios:

Marina dijo...

Estas velas tan pequeñas y esos azares tan grandes... que raro es todo a veces.

Alicia Montero dijo...

Tus palabras me recuerdan lo que dijo un nativo peruano que hablaba acerca de la cosmovisión andina, y decía precisamente eso...reunirse en círculos, pequeños grupos y más aún si son amigos... Nada compensa más que el calor que ahi se genera, se comparte y se entrega...
Hermoso momento Pedro...
beso,

Ali

Abejita de la Vega dijo...

Mes que nos roba el sol.

Emilio Manuel dijo...

Hay que llevar velas por lo acontecido en el Parlamento como por el recorte de la hora, que nadie sabe porqué.

Saludos

María Perlada dijo...

Qué poco me gusta el horario de invierno, el que nos roba las horas de la luz envolviendo la tarde en la noche.

Un beso.

impersonem dijo...

No me gusta esta época... nunca me ha gustado... y desde hace cinco días, mucho menos...

Abrazo

JL Ríos dijo...

En nuestra infancia noviembre era un largo páramo en el que no sucedía nada. Era la antesala de Navidad, no la prolongación del verano por otros medios. Y pocas fiestas, entonces. La nostalgia no sirve de nada. Bueno, transformada en "arte", pequeño, mediano o, preferiblemente, arte con mayúsculas, sí.

Un abrazo