domingo, 30 de octubre de 2016

Buscando una noche agradable de junio a finales de octubre


Qué raro todo últimamente. Este otoño que se desmiente a fuerza de simular primavera, por ejemplo. Han cambiado la hora, anoche, y la ciudad ha oscurecido pronto. Ando con cierta desorientación por las calles, extrañado de la temperatura, la falta de luz y personas vestidas de invierno. En mangas de camisa, buscando una noche agradable de junio a finales de octubre. Atravesando grupos de personas disfrazadas de vampiros o calabazas. Quizá más confiables que personas disfrazadas de personas, perdidas ya sus máscaras de ciudadanos. Ha oscurecido. Volvamos, por hoy, a casa.

8 comentarios:

Fackel dijo...

Todo pasa y nada queda. Ni siquiera parecen lo mismo las estaciones del año. Acaso esta evolución lenta y sibilina del clima, ignoro si para mejor o para peor, está resituando todo. Sospecho que las referencias poéticas se irán al carajo si la primavera no es primavera, si el otoño parece verano, o yo qué sé. Claro que la literatura y la poesía no tendrán tampoco problema para expresarse con otros recursos e imágenes. Supongo. Y sin embargo, estamos en esta ciudad y no conviene bajar la guardia; los contrastes de temperatura son vengativos.

virgi dijo...

El tiempo también está harto y nos manda señales, hemos de esforzarnos en entenderlas.
Besos besos

Emilio Manuel dijo...

Ha oscurecido, ¿cuando amanecerá?.

São dijo...

Anda tudo um pouco fora dos eixos, tens razão.

Esta mudança de horário transtorna-me desde sempre...

Feliz semana, amigo mio

DORCA´S LIBRARY dijo...

Lo de "por los Santos la nieve en los altos", parece querer pasar a la historia.

impersonem dijo...

Yo también prefiero y confío más en las máscaras ocasionales y carnavalescas que en las rutinarias de artes y oficios...

Abrazo

JL Ríos dijo...

Solemos tener mala memoria meteorológica, al menos yo.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Cuando estés tranquilo y en casa, recuerda mirar el calendario y señalar una fecha.

Besos