miércoles, 21 de septiembre de 2016

Yo era un hombre triste


Yo era un hombre triste al que hace unos años le surgió un paisaje dentro.

17 comentarios:

Amapolita Azzulita dijo...

Disfrútalo.

Besos.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Cuando la belleza en forma de paisaje o en cualquier otra forma, como puede ser una bonita mirada, se te mete dentro, un sentimiento de bienestar germina, y todo cambia de color.
Un abrazo, Pedro.

María Perlada dijo...

Todos tenemos momentos de tristeza y también de alegría, la vida da para muchos momentos.

Siempre, preciosas tus imágenes, Pedro.

Un beso.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ele Bergón dijo...

Si el paisaje de dentro es tan bello como la foto en su reflejo, me imagino que te sentirás con frecuencia sereno y feliz

Besos

La seña Carmen dijo...

Sin palabras.

Emilio Manuel dijo...

Y dejó de ser ese hombre.

Myriam dijo...

Me alegro muchisimo de que te haya surgido
un paisaje dentro, en ese interior tuyo tan especial,
profundo y lindo que tienes.

Besos

PD- Y sobre la foto te digo que me gusta todo lo que
muestras de Béjar en La Acequia.

JL Ríos dijo...

Me gusta esta manera poética de contarlo.

Un abrazo

Edurne dijo...

¡Joé!

A mí me surgen muchas palabras, pero se me quedan enredadas entre la maraña de sentimientos que arrastro de un lado a otro.

Eso de que te surja un paisaje dentro me ha parecido... ¡la repera, el summum! No sé si habrás entrenado mucho antes o es que el paisaje a decidido buscar refugio y florecer en tus adentros...
Me gusta la idea. ¡A ver si encuentro el mío!

Besos.
;)

mónica pía dijo...

a celebrar un amor de paisaje...!

saludos,

Kety dijo...

A partir de ese momento... "El poeta se desnuda lentamente". ;-)
Me alegro del cambio.

Un abrazo

Edurne dijo...

Yo vengo presurosa y avergonzada por ese "a" desmadejado y en plan verso suelto que se ha escapado antes, cuando tecleaba antes de entrar en clase el "ha decidido"...
Mil perdones, no he sido consciente del desaguisado, pero vamos,que se me supone conocimiento verbal, como el valor en la mili, ¿no?
Pues eso, ¡ejem!

Abejita de la Vega dijo...

Paisaje y paisanaje.

impersonem dijo...

Bonito paisaje, se intuía a la luz de tus palabras, sentires y compromisos...

Que la paz y la felicidad sean moradoras perpetuas de ese paisaje...

Abrazo.

Alicia Montero dijo...


Lo que haya sido que te originó el cambio bendito sea...
Tantas cosas cargamos desde el "deber ser y hacer" y lo que realmente importante es el SER único, irrepetible que somos y que NADA NI NADIE podrá ocupar tu lugar, tu espacio TU ESENCIA....y desde ahí descubrir que nacemos para SER FELICES... es nuestra única obligación...
te quiero mucho... cuídate por siempre querido amigo!

Ali

LA ZARZAMORA dijo...

Y qué bello!!

Besos, Pedro.