domingo, 17 de julio de 2016

Noche de verano


No importa no conocer el destino de cada tramo de escalera. Y dejarse ir por la noche, a tu lado.

11 comentarios:

María Perlada dijo...

Lo importante es perderse entre las sombras de su horizonte.

Un beso.

Amapola Azzul dijo...

A veces es mejor no conocer los destinos. Besos.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
Con muy poco, ¡se puede estar tan a gusto!
Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Es bueno poder sentir esa magia...
Buen inicio de semana
=D

Myriam dijo...

Amén

Rita Turza dijo...

A veces no es necesario conocer cada tramo de escalera, ni saber hacía donde vamos, si la persona que está a nuestro lado es el mejor guía.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Fluir, sí... y dejar que todo fluya a nuestro alrededor en ese instante mágico, hasta perder el sentido de cualquier orientación...

Besos, Pedro.

Kety dijo...

Un abrazo desdei tierra manchega.
Feliz verano

Fackel dijo...

Los peldaños están dentro de nosotros. Tampoco es importante subir alto. Sentarse en uno y contemplar lo que hemos ascendido es un triunfo.

Edurne dijo...

Como so nos quedamos al inicio, en el primer peldaño, pero disfrutándolo.
Muchas veces, mejor ni saber adónde nos llevan.

Besos de noche de verano atorrante.
;)

JL Ríos dijo...

Todo es más fácil en verano, de noche.

Un abrazo