sábado, 9 de abril de 2016

Una caja de fresas


Una caja de fresas. Es curioso cómo tienta la imaginación una caja de fresas.

10 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Erótico-festivas :)

DORCA´S LIBRARY dijo...

Ese rojo intenso que acentúa el verde de sus hojas. Esos surcos que retienen gotas de agua despistadas. Esa piel brillante que hace que tu mirada se detenga en ellas, y la boca se te haga agua. Mmm!... ricas ricas.
Saludos.

Emilio Manuel dijo...

Por ese orden o no, a mi me trae a la imaginación: cava y sexo del bueno.

Saludos

Abejita de la Vega dijo...

Como el membrillo aquel.

Edurne dijo...

¡Me vuelven loca las fresas!
Besos.
;)

Alicia Montero dijo...

yo soy de comer muchas fresas, me encantan...
Al verlas no sólo me producen sensaciones gustativas, sino que mi imaginación hace maravillas!!

bueno domingo Pedro!

beso,

Alicia

impersonem dijo...

A veces la imaginación establece curiosas imágenes con lo que ve y con lo que piensa...

Abrazo.

Myriam dijo...

... puede guardar muchas sorpresas ;-)

y

besos

Ele Bergón dijo...

Una caja de fresas me lleva a retrasar el momento de comerlas, porque sé que voy a disfrutar con su sabor

Besos

dafd dijo...

Con chocolate incluso sobrepasa los límites de la imaginación.