viernes, 5 de febrero de 2016

Si yo tuviera una casa en lo hondo de una cañada


Si yo tuviera una casa en lo hondo de una cañada la pintaría hoy de rojo intenso. Aunque solo fuera por ver el camino desde su ventana mientras la gente pasa.

13 comentarios:

Myriam dijo...

Con esa ventana tan cerrada no creo que puedas ver mucha gente :-)
Pero eso si, la casa brilla un semaforo.

Besos

XuanRata dijo...

Esa casa sería como una boca que haría que la gente hablara. Llegarían los murmullos por la cañada y no se si te dejarían dormir.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Supongo que estarás de buen ánimo, con ganas de hacerte ver. Buena señal!
Un abrazo

Emilio Manuel dijo...

Te aviso, vivir en una cañada es estar en permanente peligro de una riada.

pancho dijo...

Si yo fuera poeta y supiera tocar la guitarra, le pondría música y versos de copla a esta voz de gallo rojo que nunca se da por vencido.

Luis Antonio dijo...

Cuidado con las cañadas... A veces salen torrentes, ramblas, riadas imprevistas...

virgi dijo...

Un faro en la lejanía bien podría ser.
Besitos

Pamisola dijo...

Un punto rojo que se pudiera distinguir desde la luna.

Fanny Sinrima dijo...

Si tú tuvieras una casa pintada de rojo, en la cañada, olería a tomillo y ajedrea y estaría señalada en mi itinerario, para pasar delante de ella y verte asomado a la ventana.

Me gusta mucho lo que has escrito.
Un afectuoso saludo.

Ele Bergón dijo...

Si tú tuvieras una casa en una cañada aunque fuese roja, te iría a visitar pero te daría un consejo: trasladarla en lo alto para evitar las torrenteras y ver a los caminantes mejor.

Besos

María del Carmen Ugarte García dijo...

Olvídate. Tendrías que avenirte a las normas urbanísticas, eso suponiendo que pudieras conservarla.

Esas casas solo pueden existir en nuestra imaginación, que de momento es libre.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

En las torrenteras no se debe construir.
Cada vez debe ser menos habitual el paso de los pastores con los rebaños.
Por algunas cañadas sí debe ser triste contemplar el paso de los que las transitan.

Saludos.

impersonem dijo...

Las dos cosas son posibles... y en Pucedolid hay una bien larga: "real de Puenteduero"...

Abrazo