miércoles, 6 de enero de 2016

Mi propósito de año nuevo


Comenzar el año lentamente. Hay demasiados gritos en el mundo como para añadir el mío. Hay demasiados aspavientos en este país mío que se decanta siempre por la comedia bufa y la interpretación a gritos. De tanto gritar nos estamos quedando sordos y roncos. Hablaré bajito para quien quiera oír y escucharé a quien hable bajito. Bajito, como cuando se está en una conversación entre verdaderos amigos ante un café mientras se pasa la tarde. Las cosas de amor, susurradas al oído. Las otras, de frente, con el sosiego de la palabra que responde y busca respuesta. Mi propósito de año nuevo. Todo lo demás es secundario pero este año termino de escribir una novela.

17 comentarios:

JL Ríos dijo...

Estupenda me parece esta manera. A veces ni siquiera hay que hablarlo todo a fondo, solo sugerirlo. La novela te dará trabajo y será interesante verte acabarla, sin duda.

Un abrazo

Se me olvidaba decirte que me llegó tu libro, que quiero leerlo despacio.

Marina dijo...

Recuerda que soy apaciguadora de gritos... al menos el tiempo suficiente para leer dos poesías... y quizá un toque de violín.
;)


Un abrazo.

Campurriana Campu dijo...

Ooh... Me encanta todo... ;)

Rita Turza dijo...

Mis propósitos para este año nuevo son pensar menos y sentir más, reírme mucho hasta llorar, pasear en días de lluvia y poder oler la lluvia. Disfrutar mucho de tardes de cafés habladas bajito, poder ver en papel mi segundo poemario.

Me encantan los tuyos y ojalá podamos asistir en este año a la presentación de tu novela.

Besos.

Emilio Manuel dijo...

Terminar esa novela, el mejor propósito.

Saludos

impersonem dijo...

Es un buen propósito... no es mal tono para conversar entendiéndose...

Omar enletrasarte dijo...

sabia la naturaleza nos ha dado dos oídos para escuchar a los que nos hablen bajito, y sobre todo, a los que escriben una buena novela
un abrazo

Luis Antonio dijo...

Palabras pronunciadas con sosiego y elegidas con gusto. Bello y loable propósito. ¡Cuántos conflictos se evitarían si todos hiciésemos nuestro este bello objetivo!

Feliz gestación de esa prometedora novela.

Un abrazo

São dijo...

Excelentes propósitos, amigo mio!

Que se cumpram , sim, e que te seja muito feliz este ano agora ainda nos vagidos do nascimento!

Abraço com carinho, querido Pedro :)

Edurne dijo...

Yo también quiero ir pasito a pasito por este largo pasillo hasta llegar al final.
Esto también pasará.
Sosiego para tomar sabias decisiones. Feliz año, besos y abrazos a diestro y siniestro.
;)

Todavía no me llega esa piel...
Olentzero pasó de largo, y Los de Oriente tres cuartos de lo mismo. Yo creo que he sido buena chica! A ver si se han quedado de jarana en algún cotillón y han perdido el norte! Jajajaja!

Abejita de la Vega dijo...

Tres buenos propósitos. Leeremos tu novela.

Pamisola dijo...

Está bien tener propósitos y proyectos tan importantes como escribir un libro.
Y se cumplirán, seguro.

Abrazos.

Aldabra dijo...

pues ojalá que sí, Pedro, si alguien puede hacerlo, eres tú.
suerte!!

bicos,

Fackel dijo...

Tal vez el estilo susurro haya que trasladarlo a la conversación de frente para trasladar más afecto y menos enconamiento. ¿Los profesionales de la delegación social (vulgo políticos) son reflejo de los de abajo o nosotros tomamos la pauta de aquellos, o ambas cosas? Tal vez el primer paso del entendimiento sea desnudarnos de las mentiras que hemos asumido, porque éstas nos han ocupado y nos pervierten cada día. Salud y buenos propósitos, Pedro.

Paco Cuesta dijo...

Es un gran propósito. Tendré que plantearme el mio. Gracias por la idea.
Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Este tono levantado del español es un defecto, viejo ya, de raza. Viejo e incurable. Es una enfermedad crónica.
León Felipe
Buenos propósitos para este año que comienza. Espero, como todos, leer tu novela y también verte en el club de lectura y en la primavera para tomarnos un café, en el bar de Pardilla. Estos son mis buenos propósitos, además de viajar y ordenar mi ordenador.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Y mi deseo es que ese propósito lo veas cumplido.
Besos, Pedro.