sábado, 16 de enero de 2016

Los almendros han florecido en la Plaza de Santa Ana


Y me llamas para contarme que los almendros por allí han florecido. ¿Ya? Ya y es una locura el aire. Baja pronto, tienes que verlos, baja. Hasta la Plaza de Santa Ana llega tu voz por teléfono, llena de acentos y mares. Acabo de salir de la Cervecería Alemana. No estaba Ava Gadner pero estaba, ni el viejo Hemingway estaba. Me acerco a Federico para decírselo: han florecido ya los almendros, Federico. ¿Tan pronto? Tan pronto. Por aquí tardarán aún y más en mi tierra pero qué importa, por allá han florecido y me dan ganas de dar pasitos cortos de alegría. Es todo ya blanco y nuevo. Tu voz ríe desde el sur cuando me da la noticia. Y han florecido ya -blanco dulce tus ojos verdes al mirarlos- y la luz se alarga hacia la primavera.

18 comentarios:

Edurne dijo...

Por aquí, en la Plaza de Unamuno, el otro día me percaté de que a don Miguel también le florecieron los arbolitos que le hacen la compañía desde que amanece hasta que don Lorenzo se retira. Una preciosidad.
No sé si aguantarán. Lo digo porque el invierno anda jugando a las escondidas y en cuanto decida quedarse un rato largo... Agur!
Pues en espera de esa primavera quedaremos.
Besos.
;)

Emilio Manuel dijo...

Efectivamente es una locura.

Saludos

pancho dijo...

Federico García Lorca, plaza de Santa Ana. Almendros en flor nueva de primavera adelantada. Saltó como un gigante Federico de su bronce, blancas azucenas de su sur caliente. Solitario atardecer de golondrinas que se hacen allí fuertes. Ava Gardner, el mito, Luis Miguel, Picasso y el viejo amigo americano de barba blanca.
Ha subido usted el nivel de intensidad y significados con este texto. ¡Qué bueno es!

El Deme dijo...

Una tragedia griega en el Español, unos calamares en la Cervecería Alemana, los azulejos del Villa Rosa, la iluminación de colores en los hoteles... una de mis plazas favoritas madrileñas.

dafd dijo...

¿Ya? ¿Tan pronto?

Paco Cuesta dijo...

¿Será que los almendros tienen sentimientos y no les importa la estación meteorológica?

mojadopapel dijo...

Te esperan Pedro.....los almendros te esperan.

María del Carmen Ugarte García dijo...

Las estufas de las numerosas terrazas de esa plaza son capaces de calentar medio Madrid y contribuir ostensiblemente a deteriorar un poco más el clima.

Ya las pagaremos todas juntas.

Myriam dijo...

No será el único que se lleva puesta a Ava Gardner :-)
Hay almendros que florecen en el corazón...

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Les va a costar caro a los almendros su prontitud. Hiela estos días.
En Campo Real, a unos veintitantos kilómetros de la plaza de Santa Ana, florecieron en diciembre. Pobrecillos.
Tu hija sabe de tu ilusión.
Un abrazo, Pedro.

Marina dijo...

Me gustan tanto la flor del almendro....

:) Besos

Alicia Montero dijo...

Acá pasó con los aromos...pero y dime, quien controla a la naturaleza sino el hombre con su irresponsabilidad? Mas que costarle a los almendros o a los aromos, el precio lo estamos pagando todos...

besos,
Ali

impersonem dijo...

Ya veremos cuando florezcan por aquí... espero que no se presenten por ese entonces las heladas que ya deberían haber caído... me gusta verlos florecidos y las almendras más...

El relato me ha gustado mucho...

Abrazo.

Ele Bergón dijo...

Es curioso pero el jueves, el viernes y el sábado de la semana pasada, estuve en la Plaza de Santa Ana y no sé si era por el frío que hacía, pero la verdad es que yo no vi ningún almendro en flor, al menos en este año, quizá mi mente estaba entretenida en la charla con las personas con las que pasé y no paseé.

El jueves estuve en la Cervecería Alemana y quedé algo desolada. Había quedado que una amiga suiza a eso de las 12,30, de la mañana y esta famosa Cervecería, se encontraba bastante desolada, con el camarero en la puerta, casi invitándonos a pasar. Después, a la hora del aperitivo, empezó a llenarse un poco y casi todos eran extranjeros. ¡Quién sabe si el espíritu de Hemingway o de Ava Gadner no estaba por allí! La verdad que a pesar del vacío del local, me siguió pareciendo un lugar muy acogedor. Tendré que ir por la noche, par disfrutar el ambiente. En cuanto a los almendros, espero que no se le hayan helados la flores con este frío que ahora nos gastamos por aquí.

Entrañable texto.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Se nos están confundiendo las estaciones, ojalá que no se nos invierne la primavera.
Besos con ilusión compartida.

Aldabra dijo...

pero que bonito.... y la luz se alarga hacia la primavera...

bicos,

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

¿Y volvió la alondra?

Un abrazo

JL Ríos dijo...

Pero tiene que llegar todavía el frío, el auténtico, y la niebla, la densa, antes que la primavera.

Un abrazo