miércoles, 13 de enero de 2016

Cuánto tiempo me falta para el destino


No sé qué aplicación habré activado en mi móvil o qué orden expresa habré aceptado sin leer pero desde hace unas semanas, después de estar un tiempo en un lugar, me informa de cuánto tiempo me falta para regresar a casa o para ir al trabajo cuando detecta que me pongo en marcha. Sé que no debería sorprenderme su exactitud, el cálculo minucioso de minutos, su conocimiento de dónde estoy y a dónde me dirijo. A veces, a propósito, como un niño rebelde, me voy por otra calle diferente a la habitual o imagino tomar un tren en sentido contrario. No importa, el programa vuelve a calcular el tiempo y me indica de nuevo el destino de forma insistente. Quizá nuestra cadena la llevamos siempre de forma tan alegre en el bolsillo de nuestra chaqueta.

13 comentarios:

mojadopapel dijo...

Olvida esa aplicación porque algún ojo te controla.

Omar enletrasarte dijo...

una sofisticada forma de dominación, por las autoridades, por nuestra esposa, y porqué no por nuestro teléfono jeje
un abrazo

DORCA´S LIBRARY dijo...

¡Qué agobio!¿para qué hace falta saber a cada instante el tiempo o la distancia que te queda para llegar a tu destino? Precisamente lo emocionante de un recorrido es que lo hagas a la aventura. Desviándote por donde te parezca bien o parándote cuando te apetezca.
Saludos.

Rita dijo...

Estoy con mojadopapel...
Puede ser una aplicación de Google, desinstala la aplicación, quieren tenernos controlados...

dafd dijo...

A ver si de controlarnos pasan a dictar también nuestro destino.

Emilio Manuel dijo...

Un signo más de esclavitud.

Saludos

Fackel dijo...

Te iba a decir que existen las alcantarillas, pero estas no se merecen que se las ensucie con materiales contaminantes...

Edurne dijo...

Pues yo estoy en lo mismo.
Y no sé qué carajo habré hecho para que me aparezca cada dos por tres,que creo recordar que son seis, me digan lo que me falta para llegar a mi destino... ¡Qué sabrán de mi destino, no lo sé ni yo!
¡Jajajajaja!

Besos sin destino
;)

LA ZARZAMORA dijo...

Ya tienes a Big Brother en el bolsillo...
Cuidadín.
Besos, Pedro.

São dijo...

Meu Deus, que controle!!!

melhor desligares essa coisa...

Besos, querido amigo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Así como el reloj, en su momento, impuso su dictadura, el celular y sus avances tecnológicos son la muestra palpable de que cada vez somos menos libres en cuanto a la toma de decisiones.
Un abrazo

Campurriana Campu dijo...

No lo dudes. Constantemente vigilados...

JL Ríos dijo...

Es la obsesión de los demás por nuestro tiempo. Aquello de que "el tiempo es oro".

Un abrazo