domingo, 15 de noviembre de 2015

Tolerancia

La lenteja, en los Picos de Valdesangil
Es difícil resumir el contraste de emociones de este fin de semana, que he pasado entre buenos amigos y caminando por unos senderos que olían a tomillo y otras plantas aromáticas, una subida en la que habían brotado flores a mediados de noviembre.

Contemplando la peña conocida como la Lenteja en los Picos de Valdesangil me preguntaba el sábado sobre la duración real del tiempo. Aquella peña lleva miles de años en esa posición que a nosotros se nos antoja inestable y seguirá así durante quién sabe cuántos miles de años más si alguien no comete la acción de empujarla ladera abajo de alguna forma. Hacía bueno allí arriba. Comimos una sartenada de panceta con pan del día ante un horizonte que delineaban la siluetas de la Covatilla, el Calvitero, el Torreón, la Ceja, la Peña de la Cruz y Peña Negra. Hacia el fondo, Extremadura parecía envuelta en una neblina que bien podía ser producto de los humos de las quemas de hojas, permitidas durante unas horas al día.

Parecía lejana la barbarie de París, pero estaba muy cerca, casi pesaba en las mochilas. Esta barbarie pertenece a una cadena de acontecimientos, algunos radicados en los lugares a los que parecen defender los terroristas que la han cometido. Pero otros tienen raíces más próximas tanto en el tiempo como en el espacio. Hechos históricos, religiosos, culturales, sociológicos y psicológicos explican cosas de estas que parecen afectarnos solo cuando suceden entre nosotros mientras que no nos importan tanto si no llegan hasta las puertas de nuestras casas. Todo está ya estudiado y dicho, pero conviene recordar que cuando una oleada de sangre golpea tan cerca es porque se ha extendido sin que hayamos hecho demasiado para evitarlo en su origen.  Nuestra respuesta no puede ser nunca la venganza ni la violencia. La única respuesta posible es a largo plazo: justicia, progreso y educación. Extensión de la cultura de la tolerancia. Aunque no nos lo parezca hoy, el mundo es mejor que hace cien o doscientos años gracias a todo esto y es la única dirección posible.

Ante la mesa, cuando nos sentamos a cenar un grupo de buenos amigos unos huevos fritos con chorizo y patatas, el ruido de la conversación apartó por un tiempo todo y concretó en unos pocos metros cuadrados lo mejor que tiene el ser humano. Hay pocas cosas que nos puedan definir de manera más acertada como la necesidad de dejarlo todo para encontrar unas horas con las que celebrar la amistad.

A los Picos de Valdesangil subimos dos hombres adultos y un niño. Deseo que cuando él suba con sus hijos o con sus nietos la peña siga allí, inestable y firme porque solo responda a la acción de los elementos y que la historia de su tiempo sea un poco mejor que la nuestra como la nuestra, aunque hoy no nos lo parezca, es un poco mejor que la de nuestros abuelos.

12 comentarios:

mojadopapel dijo...

Y si no es mejor.....es la que nos toca vivir y tendremos que hacerla mejor porque es el compromiso del ser humano, mejorar las condiciones humanas siempre.

Fackel dijo...

No sé si todo el mundo es y está mejor, ya sabes que los términos generales a aplicar a la situación del globo son arriesgados y equívocos, personalmente pienso que muchas zonas del planeta no han levantado cabeza e incluso les han hundido más, pero coincido contigo en que la instrucción, la justicia, el desarrollo y la proyección de la cultura intercambiada deberían ser los garantes de la paz. No obstante, la intolerancia campa y no solo en unos bandos, pues se suele responder con intolerancia y violencia no solo para castigar sino porque en nuestro bando occidental (eufemismo) también hay intolerantes de otro signo. ¿Que es la condición humana? No me sirve como explicación única, pues la humanidad ha demostrado sobradamente que en determinadas circunstancias la condición humana se puede domeñar y facilitar la mejora de los seres humanos. Luego ahí está el quid, no sólo en el alma natural del hombre sino en las circunstancias de vida.

Emilio Manuel dijo...

Nunca me ha gustado la palabra tolerar a pesar de que se pretende que suene a positivo, a aceptación. En mi etapa universitaria la debatimos en varias ocasiones y algunos manifestábamos que tiene un trasfondo nada positivo, la palabra tolerar, entendíamos que es aceptar de mala gana, te tolero, pero.... a las primeras de cambio "te jodo", puede que estuviéramos equivocados todos aquellos que manteníamos esta tesis, pero preferíamos en sustitución a ella la palabra "igualdad".

Los franceses toleran a "los otros" pero los marginan, de hecho, alguno/os de los terroristas eran franceses aunque de origen extranjero.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

EMILIO: He usado la acepción cuarta del DRAE. Todas las palabras tienen connotaciones y las connotaciones son las que pueden matarnos, en efecto.

lichazul alqantar dijo...

cada país tiene su lado B Pedro, y cada pueblo sus propias identidades, intentar imponer ideologías , religiones y costumbres siempre traerá consecuencias y mucho más que simples roces ... la historia está llena de ejemplos , pero el hombre es corto de entendimiento y pobre de memoria , siempre vuelve a meter la pata porque es su naturaleza intentar avasallar a otros

besos

São dijo...

Se lermos "As Cruzadas Vistas pelos Árabes " percebemos muito bem de onde vem esta recusa daqueles povos quanto aos franceses

Tens razão: só nos emocionamos com certos acontecimentos e ocorridos à nossa porta.

Estamos todos muito chocados com as vítimas de Paris, mas ...e as vítimas da Síria, da Palestina, do Líbano, ...?

Adoro pedras e essa é admirável.

Besos , querido amigo mio, e buena semana

Kety dijo...

"Nuestra respuesta no puede ser nunca la venganza ni la violencia. La única respuesta posible es a largo plazo: justicia, progreso y educación".

Así debe ser, y será la respuesta de los más afectados. Las víctimas. Pero desgraciadamente. detrás de quienes llevan la batuta, hay muchos intereses por medio.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Que así sea

Omar enletrasarte dijo...

desde aquí, yo, un ser austral, sureño, humilde, mirando al norte al que ve tan lejos, tan débil a pesar de sus ejércitos voluptuosos, sus armas ultraletales y a una derecha beligerante...qué puedo decir?
horror semanal en Iraq
horror el 10/oct en Turquía
horror el 12/nov en Líbano
horror y horror
parece que el horror NO SOLO ES FRANCES,
el horror huele en nosotros también
-mi pesar-
y sí, la amistad es un rescoldo de paz
un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Un saludo, me ha traido muy buenos recuerdos tus post.
Ese sitio es muy bonito, Abrazos.

JL Ríos dijo...

Supongo que, como algunos, no tengo ideas muy firmes sobre esto que ha pasado, pero debería tenerlas, probablemente. ¿Cuál es la diferencia entre integración y asimilación? ¿La respuesta militar y visceral de Francia, o de su presidente, o de su mando militar, es la adecuada?. Nada es sencillo, pero no conozco otro camino que el de la educación, la justicia. No sé cómo nos ven ellos, los terroristas.

Un abrazo

dafd dijo...

La de voces que han sido silenciadas de una vez. Qué doloroso.