miércoles, 18 de noviembre de 2015

Con toda la hermosura de la rosa


Todos los años me llaman la atención esas rosas tardías de noviembre. Rosas que apuran los últimos veranillos para florecer. Algunas quedan en botones, capullos casi abiertos. No sorprenderán a quienes habiten en lugares más cálidos. Estas rosas de noviembre, que buscan los escondites a los fríos para quebrar el hielo negro. Unas pocas logran permanecer, como si fueran frágiles esculturas congeladas, durante meses. Secas en sus ramas pero con toda la hermosura de la rosa. Ellas no lo saben, pero son una lección de estética y de vida.

14 comentarios:

Joselu dijo...

Por esas rosas otoñales que expresan que el florecimiento y la hermosura es posible fuera de la temporada de sazón habitual. Me asombra lo observador que eres de lo natural y sencillo. Yo vivo encerrado en mi casa (y en mi trabajo) con mis aparatos tecnológicos a cualquier hora. Alguna vez habré de empezar a observar también, aunque me cueste tener conciencia de ello.

Marina dijo...

Saliendo de mi casa, al subir las escaleras que llevan a mí coche, hay un rosal trepador con rosas de invierno. Yo las miro a diario con el mismo pensamiento: por dios que frío :)

Emilio Manuel dijo...

Pero no olvides que tienen espinas.

Saludos

Fackel dijo...

La resistencia de la belleza: sólo gozo.

Alicia Montero dijo...

te equivocas... ellas SI lo saben...

besos y bello día!

Ali

lichazul alqantar dijo...

todas las flores tardías o fuera de época son especiales

besos

São dijo...

Vi ontem dessas rosas, algumas pareciam veludo (terciopelo)


Besos, amigo mio

mojadopapel dijo...

Rosas....siempre rosas!

Ele Bergón dijo...

Me gustan las rosas y en especial este "otoño de las rosas". Las suelo mirar en mi jardín y observar cómo van adaptándose al tiempo que pasa entre sus pétalos.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Yo nací en este mes y, de alguna manera, me siento una rosa de noviembre ;)

Abejita de la Vega dijo...

Incluso las pequeñitas de mi ventana. Rosas urbanas y minimizadas, pero rosas.

Myriam dijo...

Y qué lección!!!!

Un Beso

María Luz Evangelio dijo...

Cierto y ello. Gracias.

mojadopapel dijo...

Qué no nos falten nunca!