sábado, 6 de junio de 2015

La luz después de una tormenta


Algo en la luz después de una tormenta
sabe a ti porque todo se ha instalado
en la belleza, como cuando asomas
al vendaval de vida que te ofrece
(la oscuridad serena de tu casa,
acodada, tu pelo es horizonte).

Te escribo porque aquí anocheció
durante unos minutos. Calmó el agua
la sed de este verano anticipado
y de rumiar ceñudo los problemas
pasé a contemplar cómo la sorpresa
de la lluvia limpiaba. Sonreía.

10 comentarios:

Edurne dijo...

Reconfortan estas palabras.
Y la lluvia, y esa luz después de la tormenta.
Besos

;)

pancho dijo...

Con la tormenta desaparecen los bañistas, aroma de pan nuevo, tierra mojada que sana cicatrices de tormentas pasadas. Cae la noche unos minutos y surge la inspiración que moldea las palabras, la escritura.

Abejita de la Vega dijo...

Luz y sonrisa.

María dijo...

La lluvia siempre limpia y aclara las pupilas.

Un beso.

lichazul alqantar dijo...

manda agüita pa'este Santiago seco y atestado de smog Pedro!!!

bellos pasajes hay en tu versar
me gustó eso de "(la oscuridad serena de tu casa,
acodada, tu pelo es horizonte)"

besitos y buen comienzo de semana

lichazul alqantar dijo...

pd... ten una semana fructífera
me alegro que la tormenta haya pasado
y que las ideas estén claras y frescas
a veces los silencios nos dicen mucho más ...

Bss

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
: )

Nos cambia el ánimo,
al sentirnos parte del todo
cuando amable
nos borra el ceño
y surge una sonrisa
que se plasma en el escrito
y alegrará al receptor.

Enlazo La Tempestad.
Saludos.

JL Ríos dijo...

Decir precioso creo que es insuficiente. Podríamos vivir sólo en las palabras de otros, estoy seguro.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

La belleza del "después"

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Tras la tormenta, ese resabio de calma y serenidad, sí.

Besos, Pedro.