miércoles, 17 de junio de 2015

Impresionistas. Ruptura y vanguardia del siglo XIX. Obra gráfica


Después de su exhibición en Chile, llega a Valladolid la exposición Impresionistas. Ruptura y vanguardia del siglo XIX. Obra gráfica (en la Sala municipal de exposiciones de la Iglesia de la Francesas hasta el 12 de julio), una magnífica oportunidad de contemplar una muestra amplia y bien seleccionada de los grabados que produjeron los más significativos nombres de este movimiento artístico. Salvo Monet, el resto de los componentes del grupo de impresionistas sintió en el grabado una forma de expresión que iba más allá de las posibles ganancias económicas que les reportara. Puede decirse que su tratamiento del grabado sirvió de puente entre la forma de entender este arte hasta finales del siglo XIX y la vanguardia de las primeras décadas.

El centenar de piezas mostradas corresponde a nombres como Renoir, Manet, Bonnard, Degas, Gaugin, Pissarro, Toulouse Lautrec, Cézanne, etc. Incorporaron al grabado la misma concepción de la mirada artística que manifestaban en la pintura: fragmentarismo y gusto por el momento fugaz y lo inacabado -en ocasiones se tiene la sensación de estar ante un boceto más que ante una obra completamente finalizada-, búsqueda de ángulos y temas diferentes -e incluso entendidos hasta ese momento como no artísticos-, el aire de modernidad que lo aproximaba a veces al cartel publicitario, etc. Muchos de estos grabados pueden entenderse como apuntes o primeros pasos hacia sus cuadros más relevantes.

Del conjunto, sorprenden aún hoy por su técnica y su significado en la historia del arte, obras como Les faneuses de Pisarro (esos grabados hechos sobre segadoras que se convertirán casi en una definición de su estilo), Le chapeau épinglé de Renoir o todos los grabados que reproducen la temática española que obsesionaba a Manet desde su descubrimiento de Velázquez y que terminaría motivando su viaje a Madrid en 1865. Curiosamente, Manet hace el mismo recorrido que décadas antes había hecho otro grande de la pintura española que también dejó su influencia en él: Goya, quien estudió minuciosamente a Velázquez y también produjo una serie de grabados sobre su obra. Este es un camino que uno percibe en esta exposición: transitar por las muestras de grabado de los impresionistas nos llevan hasta quienes les influyeron a ellos pero, a la vez, percibimos el enorme cambio que produjeron en el arte, lo que nos deja ya en autores de la vanguardia que también cultivaron esta técnica, como Picasso.

4 comentarios:

Myriam dijo...

Me alegro que una exposición de pintores que me
encantan llegue a Valladolid, no suelo perderme
Los impresionistas por los lugares en que ando,
bueno sí, si es que me piré a otro planeta
justo entonces... ;-)

Besos

Kety dijo...

A disfrutarla.

Un abrazo

Pamisola dijo...

Una pena no estar por allí, con lo que me gustan.

Besos.

JL Ríos dijo...

Me interesa lo de boceto inacabado, ya que muchas veces, queriendo o sin querer, las fotos son eso, algo inacabado. Y los textos también, dicho sea de paso.

Un abrazo