viernes, 1 de mayo de 2015

¿Nos dejarían?


Si la solución fuera una pequeña casa en una colina, con un huerto junto al arroyo del prado, las tardes de los veranos para sentarse a la sombra de la higuera y dejar que el tiempo tenga su tiempo hasta la sementera o la cosecha. Si la solución fuera la sonrisa cómplice de ambos mientras nuestras manos se cruzan al preparar la masa que será pan crujiente. Si la solución fuera mirar desde la puerta cómo el viento despeina los campos sembrados de cereal aún tierno. ¿Ellos nos dejarían? ¿En verdad crees que ellos nos dejarían?

11 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Tu, como yo, conocemos cual seria la solución.

Saludos

Rita Turza dijo...

De momento creo que no, pero tenemos que seguir soñando, solo así algún día nuestros sueños se harán reales y podremos ver desde la puerta como el viento despeina cereales.

Preciosos como siempre tus retratos de interior.

Besos.

São dijo...

Seria complicado deixarem, mas não impossível !

Besos, amigo mio :)

Paco Cuesta dijo...

Sólo si fuéramos unos pocos.

Migue dijo...

Leo tus letras y recuerdo mi niñez, la vida era más simple y no porque fuera niño.
La prisa de estos tiempos envuelve y lleva a la desazón.Donde son menos se disfruta mejor...aunque a veces no los dejan..
Saludos amigo.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Esas escenas tan bonitas que describes, ya hubo antes otros que las tenían, y se las arrebataron. Los frustrados son incapaces de permitir que otros vivan en el Paraíso.
Ayyy Pedro, que bien conoces al ser humano!
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Ni nos dejarían ni sabríamos. Ni lo aguantaríamos.

Alicia Montero dijo...

qué triste conclusión a la que llegamos...
un abrazo Pedro,

Ali

Edurne dijo...

¡Ja!
Besos
;)

José Manuel Sánchez Ribas dijo...

No nos dejarían, no nos dejan. Prefieren masa informe envuelta en ruido y velocidad.

JL Ríos dijo...

Lo interesante es que no aclaras quienes nos dejarían o no: nuestros trabajos, nuestros políticos, nuestros hijos, nuestros compromisos, nuestros prejuicios, nuestros ingresos... Bueno, Thoreau y otros lo hicieron durante algún tiempo.

Un abrazo