domingo, 3 de mayo de 2015

Galgos o podencos


Cuenta la fábula de Iriarte que un conejo se entretuvo en comentar con otro que le salió al encuentro si quienes le perseguían eran galgos o podencos. En esto llegaron los perros y fue el final de los dos conejos. Se acercan las elecciones y no sé por qué me parece que gran parte de la sociedad española tiene espíritu de conejo mientras llegan los perros al toque de silbato de sus amos. Hablamos demasiado y actuamos poco.

10 comentarios:

mojadopapel dijo...

Muy bueno Pedro.....nos van a comer vivos.

U-topia dijo...

Me parece que los conejos deberían buscar otro espacio que el que dominan los perros y construir su fuerza desde ahí, con nuevas maneras y miradas. No es fácil, pero disputar con perros lleva siempre al mismo final.

Un abrazo (con las orejas bien tiesas por si llegan los canes...).

JL Ríos dijo...

Sólo podemos correr, es problema es hacia dónde.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

De acuerdo contigo Pedro, hablamos demasiado,sin pensar y se nos va la fuerza por la boca y luego nos pasará lo de siempre, saldrán elegidos los que menos velan por nuestros intereses.

Besos

La seña Carmen dijo...

Soy moderadamente optimista, aunque creo que esta vez el gato al agua se lo va a llevar quien cada vez es menos sorpresa: los mismos galgos con distintos collares.

Emilio Manuel dijo...

Si señor, ahí nos duele.

Saludos

Joselu dijo...

No hay solución. Es imposible construir un mundo y una sociedad en base a nuestros supuestos buenos deseos que no conllevan en general ningún coste.

Edurne dijo...

Y luego todos como pollos sin cabeza, perdidos en un cacareo sin sentido, corriendo como locos de acá para allá...

¡Que Dios nos coja confesados!
Besos
;)

Myriam dijo...

Jirafas. Deberíamos convertirnos en jirafas para poder mirar las cosas con cierta perspectiva y la globalidad que proporciona la altura y la inclusión.

Besos

José Núñez de Cela dijo...

Nos hemos/han convertido en conejos. solo aspiramos a cubrirnos con una incierta armadura y convertirnos en armadillos, con el mismo final.

Saludos!