domingo, 8 de febrero de 2015

Un domingo por la tarde


De vez en cuando me propongo una tarde en casa para que baje la columna de suplementos de periódicos atrasados. Por ese desordenado azar de la pereza leo ahora sobre la moda del verano pasado, las noticias de una guerra a la que ya ha sustituido otra, reportajes sobre el rodaje de las películas que han optado a los premios Goya que se concedieron ayer o las tensiones que provocaron los escarceos con la independencia de Artur Mas. Curiosamente, las palabras de algunos columnistas habituales no han sufrido con el paso del tiempo: se muestran ceñudos o entusiastas siempre con las mismas cosas y repiten hasta la fatiga las estructuras y los conceptos de sus artículos. Por la mañana bajé a por el periódico de hoy que contenía los suplementos que leeré este verano, con suerte. También el pan. Subí, planché la ropa que puse ayer en la lavadora, salí a correr -hoy tocaba sesión suave-, me duché, hice la comida. Cuando se hizo el silencio en casa, después de recoger la mesa y fregar los platos, comencé la lectura sin orden y coincidieron los reportajes fotográficos de modelos con los trajes de baño del año pasado con las recomendaciones para adornar la casa en Navidad y preparar una suculenta cena de Nochebuena que, además, no engordara. Me llamaron al teléfono para darme una noticia. No soy de beber solo. De hecho, desde hace años solo bebo para acompañar a quien lo hace. Y cuando lo hago, según la hora del día, pido una cerveza o una copa de vino tinto, no otras cosas. Pero después de colgar tomé un vaso, lo llené de hielo y puse unas rodajas de limón cuando decidí qué quería tomar. Lentamente, se ha ido haciendo de noche.

14 comentarios:

Alicia Montero dijo...

Nada me entusiasma más que enterarme cómo y qué hace un hombre solo, en domingo.
Alivié mi curiosidad...;-)

Que tengas una buena y rica semana Pedro!

Beso,
Ali

DORCA´S LIBRARY dijo...

El leer las noticias atrasadas nos permite ver la realidad con otra perspectiva. Nos damos cuenta de dos cosas: a) que lo que hace un mes tenía importancia, ahora ya no la tiene. Y b)que hay cosas que no tienen remedio porque el ser humano siempre tropieza en la misma piedra.
Al final lo único que parece prevalecer es la moda de los bañadores, que aunque sea atrasada, se le pone la etiqueta de "vintage", y vuelven a ser fashion total.
Saludos.

poemas lichazul dijo...

yo recién llegando de mis 3km diarios de caminata a paso rápido por el asfalto

los domingos tienen esa cosa más parsimoniosa donde el tiempo parece una burbuja adaptable

leer lo que se nos pasó en su momento a veces trae miradas más sopesadas y algo menos apasionadas

besitos y buena semana PEDRO

poemas lichazul dijo...

pd... bajé a por

acá de este lado del mapa no se usa esa A
se dice solamente: bajé por...

me resulta raro leer la expresión con la A

;)

poemas lichazul dijo...

pd...2 jajaj
o bien se usa baje a (jugar, comprar etc etc )
pero nunca se usa con la A y el Por juntos y seguidos a eso me refería
:)

Edurne dijo...

Los domingos por la tarde son raros. El tiempo tiene otra dimensión o avanza diferente...
A mí ya se me ha hecho esta hora, y después de todo lo que he trajinado hoy, tengo la sensación de no haber cumplido el plan que me había propuesto. Esto es como lo de tus suplementos (que a mí también me pasa...), que se va acumulando.
A ver si la semana nos aclara o aligera algo!
Huy, ilusa de mí, si se nos echan encima los carnavales!!!
Solo me sale una palabra: SOCORRO!
Besos!
;)

Emilio Manuel dijo...

La noticia tendría que ser importante, no rompe uno sus hábitos por cualquier cosa.

Saludos

Amélie dijo...

Me da que no es una buena noticia, si fuera buena descorcharías una botella de cava o de champán, pero te tomas una copa como para serenarte.
Un saludo.

Ele Bergón dijo...

Parece que la noticia te ha debido impresionar, quizá fuera porque no la leíste, te la dijeron por la voz.

Es curioso pero cada vez se utiliza menos la palabra hablada, ahora la moda es lo escrito.

Para mi el día raro fue el sábado. El cielo amenazaba nieve y no salí a la calle

Un abrazo


José Núñez de Cela dijo...

Las tardes de domingo son perfectas, no deberían acabar nunca. Los suplementos dominicales también, da igual cuando los leas, siempre parecen decir lo mismo. Las noticias que no salen el telediario, esas son las que merecen ser celebradas.

Saludos!

São dijo...

Gabo-te a paciência de leres jornais...mas talvez a qualidade deles em Espanha seja melhor do que aqui.

Boa semana, amigo mio :)

María del Carmen Ugarte García dijo...

Sí que te cundió el domingo, sí.

Por cierto, yo también acumulo periódicos sin leer, pero nunca encuentro el momento.

dafd dijo...

Me parece que cuando se leen con cierto retraso las noticias, los reportajes, incluso algunos artículos, parece que todo se revuelve y adquiere verdadero sentido.

José Luis Ríos Gabás dijo...

¿Sabes que mucha gente joven no se plancha la ropa?. Me ha gustado leerte, yo también con retraso. La noticia supongo que sería buena, una buena noticia. Creo que hay un libro que se llama "Noticia bomba", aunque ahora mismo no sé su autor.

Un abrazo