lunes, 19 de enero de 2015

El día más triste del año


Nos mentimos al hacer balance de un día. Ya sabemos que la escritura que parte del yo se establece teóricamente a partir de un pacto entre el productor y el receptor. Y cuando ambos son la misma persona podemos hacernos trampas al solitario. En esto se basan muchas terapias psicológicas que intentan cambiar nuestro comportamiento a partir de recomendaciones como la de resumir cada día en cinco cosas positivas que nos hayan ocurrido y solo en esas cinco cosas, sin apuntar nada de lo negativo. Según algunos expertos en neurociencia es posible cambiar nuestra forma de ver la vida o de comportarnos con cosas así repetidas durante un tiempo no excesivamente largo. Al final, el cerebro terminará generando la costumbre de quedarse solo con lo bueno y desechar lo malo.

En el fondo, así funciona nuestra mente. De todo lo que captan nuestros sentidos selecciona mejor que cualquier ordenador aquello que necesitamos para salir de casa, atravesar la calle, acudir al trabajo, pedir la comida en el restaurante o sobrevivir a una desgracia. Aunque a veces no lo logramos y el dolor se nos instala de forma tan permanente que nos parece que no habrá futuro. Nos cruzamos, cada día, con unas cuantas o cientos o quizá miles de personas según el lugar en el que vivamos pero no las recordaremos nunca salvo que tengan algo de excepcional que llame nuestra atención lo suficiente. A nuestro alrededor ocurren cosas de las que no somos conscientes. A veces hacemos el esfuerzo de estar atentos a todo pero es tan complicado que aquellos que lo consiguen, en el fondo, sufren un trastorno que les hará sufrir porque los demás nos fatigamos en minutos y abandonamos el empeño. Como los que no pueden olvidar nada de lo vivido y están condenados a que su pasado sea un constante presente.

Hoy, según una fórmula matemática, ha sido el día más triste del año. Cualquier científico te dirá que las estadísticas son tendencias que se cumplen siempre y que muy posiblemente si este tercer lunes de enero no lo ha sido para ti, te esperará al siguiente año o al siguiente, acechando tu felicidad y tu forma de escaparte a las estadísticas. 

No sé cómo ha sido mi día, ya no me acuerdo. Al subir a casa, a última hora de la tarde, me he cruzado con unos vecinos a los que había visto también a primera hora de la mañana. No puede ser, estáis todo el día en la calle, les dije. Eso es porque tú también lo estás. Nos hemos reído un rato juntos.

11 comentarios:

María dijo...

Para mí no ha sido el día más triste del año, sino todo lo contrario, un día muy importante.

Un beso.

DORCA´S LIBRARY dijo...

No tengo muy seguro que tengamos que escribir sólo lo positivo de cada día para conseguir mantener nuestra mente "limpia" de dolor o negatividad. Instintivamente la cabeza suele hacer criba quedándose casi siempre con lo mejor. Por una cuestión de supervivencia. Lo contrario acabaría con nuestro disco duro. Pero a veces, cuando se te cuelan los recuerdos más dolorosos, en ésos también la mente suele encontrar un detalle, pequeñito a veces, que hace que el resto se esfume, como el humo.
Saludos.

Myriam dijo...

Ay, Pedro.... ¿no habíamos dicho que burdos mecanismos de autoayuda no son "terapias psicológicas"?. De paso quiero recalcar que técnicas de programación neurolinguística y similares, para el que no lo sabe, por si acaso, no es ningún tratamiento psicológico.

Un beso.

Emilio Manuel dijo...

Los hechos ocurrieron el lunes, aunque me he enterado en el día de hoy no quita para que la formula falle, en el día de ayer los grandes hombres de Europa han dicho que: ESPAÑA CRECERÁ AL 2%, ALGO MÁS QUE NUESTRO ENTORNO. ¿No es para estar feliz?, claro que para compensar la maravillosa noticia, nos dicen que EL PARO POR ENCIMA DEL 20% SEGUIRÁ MAS ALLÁ DEL 2O20.
Me temo, que si compensamos una cosa con la otra este lunes ha sido igual de jodido que el resto de días del años y lo que nos espera.

Saludos

poemas lichazul dijo...

alegrías o tristezas son percepciones subjetivas , cada quien se expresará según su propia óptica y emocionalidad

los días solo se suceden así como las noches, las semanas , los meses , los años

buena jornada

São dijo...

Talvez esteja equivocada, mas acho este tipo de coisas absolutamente disparatada !!

Besos, amigo mio.

Ele Bergón dijo...

Creo que las personas somos mucho más complicadas y diferentes entre sí, tanto que somos únicos, como para elaborar estadísticamente ese famoso día más triste del año.

Es verdad que pueden existir técnicas que ayuden en las terapias para solucionar los problemas, pero de ahí a resolverlos va un buen trecho. Según mi experiencia, se ha de ir al origen de estos problemas porque si bien se puede aplacar, con frecuencia pueden volver.

En fin, que me gusta más tu terapia de reírse un rato juntos. No soy yo de estadísticas.

Un abrazo

Luz

Ele Bergón dijo...

Bien puntualizado lo que escribe Myriam

dafd dijo...

Si es por estadística, es por necesidad. Vaya acechanza más trágica. Ahí, esperando, si no es uno, será otro día. Pero lo tendremos: el día más triste. Parece una película de terror.

LA ZARZAMORA dijo...

Ignoraba por completo que este día se marcase como el más triste del año científicamente.
Hay ya tantos otros...
;)

Besos, Pedro.

Paco Cuesta dijo...

En ocasiones los balances no cuadran y es preciso trampearlos.

Un abrazo