martes, 9 de diciembre de 2014

Provocar la imperfección


En todo espacio simétrico hay que buscar siempre la imperfección. Y si no existe, provocarla.

9 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Sin duda. No hay nada peor que la completa perfección.

Joselu dijo...

Hay ciertamente algunas obras que me decepcionan precisamente por ser demasiado perfectas. El Quijote está lleno de errores de bulto y de inexactitudes que no le restan valor. La perfección es fría. Yo estimo más lo bueno con un toque de imperfección, de humanidad que lo hace cálido y cercano a nosotros. La perfección es para lo dioses.

São dijo...

A perfeição humana é a imperfeição !

beijinhos, amigo mio.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Me aburre bastante la estética de la arquitectura de los edificios actuales. Tan cubista, tan monótona. Como cajas de zapatos. Y en algunos casos les da por pintar sus fachadas de negro. Dan ganas de ir con una enorme brocha y empezar a salpicar colores.
La perfección no existe, ¿por qué entonces esa obsesión por aparentarla?
Saludos.

Abejita de la Vega dijo...

Ese edificio me parece una casa de muñecas. Lo de la imperfección no lo había notado.

pancho dijo...

El árbol sin hojas es el elemento extraño, lo que rompe el conjunto tan bien trazado, a simple vista.

LA ZARZAMORA dijo...

Yo también soy de las de romper la perfección que nos están imponiendo que siento como sinónimo de censura, y que nos intentan imponer a todos alineándonos a todos como autómatas en universos asépticos y ordenados, donde no cabe nada que venga a perturbar este orden que están estableciendo y globalizando.

Besos, Pedro.

Ele Bergón dijo...

Completamente de acuerdo. No me gusta lo demasiado perfecto, prefiero el caos. Es más humano.

Un abrazo

Luz

Paco Cuesta dijo...

¿Labor para los Graffiti?