martes, 2 de diciembre de 2014

Aunque haya que esperar un año


Y en esto que ya es diciembre. Que se me ha terminado el año -ya sé que son paparruchas de calendario- como quien no quiere la cosa. Que el verano comenzó tarde y el otoño ha sido hermosamente calmo, como para despedir un año en el que tampoco ha venido la revolución o sí y yo no me he enterado. Que estos días parece caminar todo con pasos de algodón para no llamar la atención de los que están en sus cosas. ¿Y en qué he estado yo estos meses? ¿He cumplido conmigo y con los míos? Ya he comprado la agenda nueva, como acostumbro, en papel, por supuesto, y he dedicado unos días a completarla de lo necesario: he borrado cumpleaños y he anotado otros. Algunos los arrastro año tras año con cierto temor de perder definitivamente a gente que ya he perdido. El domingo pasee las riberas del río y en el río no se notaba que el año declinaba ya y las barcas invitaban a subirse y dar un paseo remando. Como si todo estuviera en otoño detenido a la espera del del próximo año, que caerá en primavera o eso espero. Aunque haya que esperar un año.

10 comentarios:

DORCA´S LIBRARY dijo...

No hace mucho estuve ojeando una agenda donde tengo apuntado los cumpleaños de la gente más importante para mí. Hacía mucho que no la ponía al día, según pasaba las hojas, me fui dando cuenta de la cantidad de gente que ya no está. Ufff!.

Pamisola dijo...

Bello y melancólico.
Siempre esperamos algo que no diga la agenda.


Besos.

Alicia Montero dijo...

esta "simpleza tuya" la amo...

cuìdate, respira profundo, retiene, y suelta----

tqm

Ali <3

XuanRata dijo...

La revolución es una maleducada y siempre se retrasa. Ya está bien, propongo que no la esperemos más y que la hagamos por nuestra cuenta.

Un abrazo.

Emilio Manuel dijo...

El tiempo pasa que es una barbaridad.

Saludos

mj dijo...

Sí, ya estamos en diciembre, y como siempre espero algo, cuando en el fondo sé que es mejor no esperar nada y vivir el día a día sin crear ninguna expectativa.
Por otra parte decirte que no podemos evitar hacer reflexión sobre las estaciones, así como si ellas nos articularan, e interesarnos en su forma y su color, dejando volar el alma por la escala del paisaje.
Grato siempre es leerte Profesor
Un beso
mj

Ele Bergón dijo...

Es verdad que a veces parece que todo queda detenido y las revoluciones también y sin embargo aunque el agua del río nos muestre una relativa calma, ella sigue imperturbable en su curso. Pronto en nuestra agenda se anotará el invierno y después, la alegre primavera.

Besos

elena clásica dijo...

"Stille wasser sind tief": "Las aguas profundas son tranquilas", dicen los alemanes. Qué revolución se puede estar gestando allá dentro, todavía no lo sabemos, pero en esa imagen que refleja se apunta un abismo.

Ay de aquellos que no tengan a sus dioses lares preparados en la mochila.

Un beso.

María dijo...

El tiempo pasea con nosotros, deambulando algunas veces perdido sin haber encontrado lo que buscamos, así que ya no me pregunto cómo será el próximo año, las ilusiones se rompen paso a paso.


Un beso.

LA ZARZAMORA dijo...

Nos borraron las estaciones, como así las páginas de la agenda. Pero y va y las hojas de un otoño maltrecho, nos guiñan el ojo y nos dicen que no lograrán empañarnos también la Primavera.
;)

Besos, Pedro.