miércoles, 10 de diciembre de 2014

Arquitectura oculta de Rodrigo Macho. Una personal mirada fotográfica al Campus de la Universidad de Burgos.


Más que recomendable la exposición Arquitectura oculta del fotógrafo burgalés Rodrigo Macho (Biblioteca Central de la Universidad de Burgos, hasta el 22 de diciembre) que tenía pendiente de reseñar y que ha pasado prácticamente desapercibida quizá por el lugar en el que se expone, que no consigue entrar en los circuitos habitualmente visitados por los aficionados al arte. Encuadrada en los actos que conmemoran los veinte años de la fundación de la Universidad de Burgos, la muestra se centra en imágenes tomadas en el campus universitario. Estas imágenes son características del fotógrafo, que ha buscado siempre la mirada personal de los elementos arquitectónicos por los que pasamos a diario casi sin darnos cuenta. A través de la cámara encuadra geometrías y planos, pequeños segmentos de edificios y escaleras resaltando sus formas y dotando a los objetos protagonistas de las imágenes de una nueva lectura interesante y reveladora precisamente por la aparente sencillez con la que se muestran. Incluso en edificios tan anodinos y funcionales como los de los modernos campus universitarios existe la posibilidad de la hermosura precisamente cuando el fotógrafo sabe captar la abstracción (que es el rasgo estético de estas imágenes): el juego con los volúmenes, con las líneas y los ángulos. Y los contrastes entre luces y sombras, sabiamente buscados por Macho en estas fotografías. De esta manera, el sabio mirar de un buen fotógrafo puede conseguir belleza donde no esperábamos obtenerla, en aquello por lo que pasamos sin detenernos a mirar porque para la mayoría de las personas no es más que un lugar de paso, un tránsito rápido entre dos lugares. No somos conscientes muchas veces de que esas formas son las que empapan y educan nuestra mirada y consiguen llevarnos a una poesía de lo visual casi sin percibirlo. Para eso están los artistas, para mostrárnoslo. Rodrigo Macho, que también es un excelente retratista, consigue en estas miradas de lo que está a la vista pero no vemos mostrarnos la oculta belleza que está en la arquitectura funcional cuando se enfoca desde el ángulo adecuado. Deberíamos pararnos y aproximar nuestras miradas hacia estos aspectos que tanto nos rodean. A veces descubriremos la fealdad de nuestras ciudades, en otras ocasiones, como en esta, la belleza que radica en las formas y en la luz.

5 comentarios:

pancho dijo...

Porque ha pasado desapercibida, esa es la razón por la que te ha llamado la atención. Siempre hay un por qué sí o por qué no. O no.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un buen fotógrafo consigue hacernos redescubrir los lugares que creiamos ya conocer
=)

mojadopapel dijo...

Cada imagen se puede descontextualizar según la óptica personal y crear un microcosmos o macrocosmos estético que a lo mejor no tiene nada que ver con el angulo normal de visión....hay artistas maravillosos que saben hacerlo.

Rodrigo Macho dijo...

Muchas gracias por tu entrada, Pedro. Me alegro que te haya gustado la exposición.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Llego tarde a todos lados, pero lo retomo desde aquí, ya te diré, pero seguro que está, viniendo de ti, más que bien.

Un abrazo