martes, 25 de noviembre de 2014

Ningún cemento puede tapar nuestras grietas


He de reconocerlo. Cada vez me fijo más en los lugares en los que la naturaleza gana el espacio antes ocupado por el ser humano. Como si me hubiera puesto las gafas de ver nuestras grietas y comprendiera que ningún cemento puede impedirlo. Y no me da pena.

12 comentarios:

DORCA´S LIBRARY dijo...

Cada vez que veo que las raíces de un árbol han arrancado parte del asfalto, o que las aguas se han ido por una dirección totalmente diferente a la que, estúpamente, alguien había intentado impornerles, me río por lo bajo.
Ese es su gran poder: su inmensa y salvaje libertad. Je, Je.

São dijo...

A Natureza recompõe-se sempre das nossas agressões e acho de uma estúpida soberba alguém dizer ser possível dominá-la.

Querido amigo mio, dulces sueños.

mojadopapel dijo...

Que nos invada siempre.

Emilio Manuel dijo...

Si las grietas son profundas, desde luego que no se pueden tapar, si se intentan volverán a salir, es lo que le ocurre al país.

Saludos

mj dijo...

Preciosa forma de decirlo Pedro: "nuestras grietas". No, que no nos de pena que la Naturaleza se vuelva abrir paso por donde antes nosotr@s se lo cerramos.
Un beso querido Profesor
mj

Cornelivs dijo...

Otra muestra mas de nuestra propia insignificancia...

Saludos...!

Dr.Krapp dijo...

En la época de las plazas duras, allá por los 80, decidieron rellenar con adoquines la plaza principal de mi ciudad, una que está al Noroeste mirando desde el centro y con un faro muy antiguo. Fue muy divertido cuando entre aquellos adoquines empezó a crecer la hierba. Pareciera que se había cumplido aquel lema del 68 francés: debajo de los adoquines...
Me encanta tu reflexión.
Saludos cordiales

poemas lichazul dijo...

apenas nacemos ya comenzamos a agrietarnos...

bss

Alicia Montero dijo...

Metáforas....las amo! en PNL la viví profundamente, que belleza del pensar!
Mis grietas, las tuyas las de la naturaleza son parte de nuestra vida...y les digo SI!...vengan!
Las miro, las propias, y las otras, las de la naturaleza, las riesgo de todas las formas, agua corriente, o de lágrimas de risa o de llanto...grietas de la vida! vengan!

besos profesor!

Ali

Montserrat Sala dijo...

Pieno so mismo que tu. No sé si és si es por miedo, o por otra razón que no comprendo, pero la gente cada vez tiende más a reajuntarse a vivir encolmenas.Tenia un amigo que decia siempre que en las ciudades vivíamos en nichos para vivos.

Creo que tenia razón.
Saludos enormes.

LA ZARZAMORA dijo...

Y pese a todo... la vida.
;)

Besos, Pedro.

Campurriana Campu dijo...

Un pensamiento positivo.