martes, 11 de noviembre de 2014

La piel que te dejas


La piel que te dejas es la tuya. No lo olvides.  Aunque te la arranques a tiras como cuando eras niño y te quemabas al sol en una tarde inadvertida de juegos.

9 comentarios:

María dijo...

Por eso debemos cuidarla porque solo tenemos una piel, la nuestra.

Un beso.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Está bien que nos recuerdes que debemos cuidar de no poner toda nuestra piel en el asador. Hay que saber dosificarse porque siempre hay tiburones a la espera de coger tajada. Y como dice Maria, sólo tenemos una para toda la vida.
Saludos.

poemas lichazul dijo...

las escamas de la piel son pájaros al vuelo...

bss

Joselu dijo...

Tarde o temprano nos arrancarán la piel a tiras... podemos irlo evitando con prudencia, pero en algún momento llega.

mj dijo...

Si no nos cuídamos nosotr@s mism@s, ¿quién lo hará? Cada uno debe ser responsable de sí mismo.
Un saludo
mj

Montserrat Sala dijo...

Es normal entre personas comprometidas, dejarse la piel en cada proyecto nuevo. Por lo menos a mi me ha pasado simpre. Otra cosa muy diferente es que te la arranquen a girones.
SAludos profesor.

mojadopapel dijo...

Dejarse la piel siempre!....nunca a medias tintas.

Ele Bergón dijo...

Es muy importante darse cuenta cuando nos estamos haciendo daño. Después ya decidimos si continuamos arrancándonos la piel o decidimos dejarlo.

Un abrazo

Luz

LA ZARZAMORA dijo...

Por suerte, podemos mudarla tras cada quemazón...

Besos, Pedro.