viernes, 17 de octubre de 2014

Nihil novum sub sole


Ese tipo de personas que claman contra las injusticias, las irregularidades y las trampas del mundo y que agachan la cabeza y las aceptan en su vida cotidiana por su propio interés o cobardía. O que llegan a beneficiarse de todo esto acumulando cargos y haciéndose los imprescindibles pero que nunca darán la cara por nada ni por nadie en público mientras cabildean luego en los despachos. Ese tipo de personas que se muestran soberbios con los que no tienen poder y humildes con los poderosos. Este tipo de personas cuya estrategia vital es nadar y guardar la ropa, que cuando alguien les pone en un aprieto no lo dudan y se ponen de parte del que manda. Ese tipo de personas que dicen ser independientes pero su criterio será siempre ir a lo suyo aunque cada día al llegar a casa, tengan arcadas: a estas se acostumbran al poco tiempo. Sobre ellas se construye la falta de moral de un país como este, no nos extrañemos luego de que a alguien le den una tarjeta opaca al fisco y la use.

9 comentarios:

pancho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pancho dijo...

Algo de latín debe uno saber, je,je, se entiende todo. Así los arreglaba Don Antonio

Emilio Manuel dijo...

Y luego diríamos. yo hubiera hecho lo mismo.

Saludos

Rita Turza dijo...

Asqueada de todos los que nos gobiernan y todo el mundo que come a su alrededor.
Pido una nave para viajar a otro planeta, seguramente del que provengo, donde las personas se visten por los pies y tienen un mínimo de dignidad.

Me encanta leerte Pedro. Mil besos.

mojadopapel dijo...

¡Ojalá! algún día seamos capaces de cambiar el panorama...que gota a gota seamos capaces de hacer un mar de reclamos y reivindicaciones y dejar de ser sumisos.

Abejita de la Vega dijo...

Saben latín...algunos.¡Qué pájaros! Perdón, pajarracos.

LA ZARZAMORA dijo...

Esa gente, perdón, gentuza ni tiene vergüenza ni la conoce, y lo peor es que son los que están al mando y sin control alguno.
Todo está muy negro, y no solo las tarjetas.

Besos, Pedro.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Esas personas que tan bien describes, Pedro, son los que siempre permanecen, esté quien esté gobernando. Son como los camaleones, cambian el color de su piel según el paisaje que les rodea. Por eso es tan difícil de captarlos.
Saludos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Es triste pero ellos no deben, por su profesión, dar ejemplo, mientras que tú sí. Por tu profesión sirves de modelo, ya ves.

Un abrazo