viernes, 31 de octubre de 2014

Fingir que la realidad no existe


Voy a fingir que la realidad no existe. Quizá, de esta manera, pueda llegar a comprenderla.

13 comentarios:

María dijo...

Como tú, imaginaré que la realidad no existe, porque hay tantas cosas que no llego a comprender...

Un beso.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Pienso que el problema que tenemos con la realidad algunos de nosotros es que la analizamos en exceso. Quizás el secreto no esté en ignorarla, sino en no analizarla tanto. La realidad, la vida en general, según dijo alguien, es como una bella pieza musical. No hay que estudiar cada una de sus notas, sino simplemente, dejarse llevar por la melodía en sí.
Un abrazo.

poemas lichazul dijo...

es curioso , la realidad siempre es relativa dependiendo del estado de ánimo observante

bss y travesuras
:P

São dijo...

Talvez seja essa a melhor estratégia...quem sabe?


Querido amigo, forte abraço e bom fim de semana

Emilio Manuel dijo...

Al fingir, quizá, tampoco comprendamos.

Saludos

Joselu dijo...

La realidad es la mejor excusa para el acto de crear. A partir de ella podemos crear y recrear lo existente y lo no existente más que en la mente, el artilugio más formidable engendrado por la química y la psicobiología.

Mj gaoalma dijo...

La realidad, esa cosa tan relativa que desaparece al contarla. Es tan abstracta que su crudeza se nos pega en la garganta.
Pero sí, finjamos que no existe, por lo menos durante un rato.
Un saludo
mj

mojadopapel dijo...

La realidad y la fantasía van tan unidas en la vida que conviven paralelamente, y esa es nuestra realidad verdadera.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me hace reflexionar sobre mi último cuento...
=)

LA ZARZAMORA dijo...

O a transformarla...
;)

Besos, Pedro.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Bueno, a veces cuesta creer que llevamos viviendo ininterrumpidamente desde nuestro nacimiento, al menos a mí.

Un abrazo

XuanRata dijo...

Es la manera de empezar a realizarla, a la realidad, tan pelmaza.

También esta foto magnífica va más allá de la pura foto.
Un abrazo.

Ele Bergón dijo...

Una vez tuve un profesor que nos repetía en su clase: La realidad no existe, la realidad no existe y yo como una ilusionista más casi llego a creérmelo.

Puede que sea un buen método para llegar a comprenderla, porque visto lo visto en estos últimos tiempos, parece irreal todo lo que está pasando.

Un abrazo

Luz