sábado, 6 de septiembre de 2014

No te enamores de mí. Manolillo Chinato, poeta.


- No te enamores de mí.

Manolo siempre lamentará no haber tenido la agilidad de retratar ese momento con su cámara. Chinato y yo nos recitábamos sus poemas el uno al otro, en la barra de su establecimiento en Puerto de Béjar, nuestras caras a pocos centímetros de distancia. Nos había llevado hasta allí Mayca, que me regaló su libro y pidió a Chinato me lo dedicara. Mayca siempre lo verá como un hombre a caballo, pura fuerza y elegancia, como cuando de joven se asomaba a verlo al oírlo llegar. No me extraña. Manuel -Manolillo- Chinato es esa energía que le salta por la mirada, por los gestos, por su apostura, por su forma de tratar a las personas. Un hombre directo, sin tonterías ni apaños. Como sus versos, como ese poema suyo que nos decíamos el uno al otro:

No te enamores de mí
que en mi camino hay espinas
y te me puedes herir.
Me gustan esos tus ojos,
no te enamores de mí
que prefiero soledades
a que tú sufras por mí.
Me gustan esos tus ojos,
no te enamores de mí.

Es difícil sostenerle la mirada a Chinato recitándole sus poemas y dejando que él diga sus versos a pocos centímetros de tu cara. Hay que sentir lo que se dice, cómo se dice y llevarlo dentro:

Qué asco me da todavía no ser yo mismo.
Cuántas veces tendré que escupirme aún en el espejo.

Sentirse muy libre para decir las cosas más altas con las palabras más sencillas:

A la sombra de mi sombra
me estoy haciendo un sombrero.

Amor, rebeldía, libertad y sangre (Béjar, 2003) es el libro en el que recoge una antología de sus poemas. Extrae su decir de la naturaleza que le rodea y de su forma de ver la vida a la altura del ser humano, siempre directa, siempre con contenido social y lleno de sentimientos y de sentir la libertad individual como algo imprescindible para la vida. Esa fuerza y ese sentir hizo que el grupo Extremoduro se fijara en sus versos y los llevara a sus canciones, como en el caso de su tema más conocido, Ama, ama, ama y ensancha el alma (aquí en la versión de Extremoduro, aquí recitada por Chinato). Esa relación culminaría en un memorable disco colectivo en homenaje a Chinato, Extrechinato y tú en el que se unieron componentes de Extremoduro, Platero y tú y Fito & Fitipaldis.

Dedico esta entrada a Carmen Llorente. Ella y yo sabemos por qué.



8 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Te quiere bien quien te advierte de las espinas.
Hermosa tierra y hermosa gente. Y poesía.
Feliz domingo.

pancho dijo...

Los trascorrales del antiguo Reino de León, tierras fronterizas, conservan en formol el ambiente adecuado para que las musas se desenreden y borden líneas invisibles entre el amor y el desamor.
Si tengo tiempo, voy a aprender a hacer un sombrero de segador para el verano.

Rita Turza dijo...

Con estos versos va a ser muy difícil no enamorarnos.

Una entrada preciosa, Pedro.

Besos.

Edurne dijo...

"Yo he venido aquí para quedarme. Mientras el cuerpo aguante y haya gente a mi lado, calor con calor, para salir a las plazas y las cafeterías, para hablar en las aulas y en los oídos, para escuchar lo que tengas que decirme. Y transformar las carreteras inhóspitas en alamedas."

Ese último párrafo de tu entrada del lunes, de tu vuelta al cole, lo resume todo. Es redondo, y me uno a él...

Te vengo leyendo desde ese día otra vez, y veo que haycomo un halo de paz, de felicidad, de tranquilidad... que te rodea. El descanso, el barbecho estival te ha regenerado. La buena compañía, esa compañía que no tiene precio, la de la verdadera amistad, levanta hasta a los muertos de su triste retiro...

Me alegro mucho por ti.
Además, saber que estás escribiendo una novela... ¡ay, eso me ha encantado! Espero que no sea empresa ardua y larga, ya que querremos leerla lo antes posible, jejeje!

En cuanto a Chinato, Extremoduro, los Fitos y Plateros... qué decir, una conjunción muy... "extrema", energía total!

A por el mar, marinero, y a las barricadas, pero con los zurrones y las despensas llenas de todo lo bueno que hace que esta vida sea más llevadera, a veces, incluso, hermosa (que lo es, tendría que serlo).
Así que...

Suerte, mastro!
Besos y aplausos!
;)

DORCA´S LIBRARY dijo...

Hace falta que vuelvan los viejos rockeros. Es necesario que vuelvan los poetas a declamar las verdades sin miedo a sus espinas. Para que se nos ensanche el alma de pasión, de verdad, de belleza, de libertad.

El libro de Chinato ¿está en las librerías? Es que en la portada que nos muestras, no veo la editorial.
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

DORCA'S LIBRARY: el libro lo adquirimos en el mismo establecimiento de Chinato, que no abre a diario, solo los fines de semana. Que yo sepa también puede adquirirse a través de la página de Extremoduro:
http://www.extremoduro.com/tienda/product_info.php?cPath=24&products_id=40

José Luis Ríos Gabás dijo...

Creo que no lo conocía, muchas gracias.

Un abrazo

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Hace más de tres años hablábamos de la poesía de
Manolo Chinato, en varias entradas.
Me gustó mucho el video en el que hablaba de su madre.

Abrazos.