viernes, 12 de septiembre de 2014

La fuente del amor


Existe la fuente del amor. Yo la he visto. He probado su agua. Con timidez a veces, con ávida sed en otras. A veces amarga, a veces dulce. En sus proximidades siempre hay grupos de jóvenes en alegre charla porque confunden la fuente del amor con la de la eterna juventud. Y no. Qué poco tienen que ver ambas. Sin embargo, cuánto riesgo hay en ese caño de agua y cuánta esperanza.


8 comentarios:

Marina dijo...

Besitos de agua fresca :)

María dijo...

Yo no he visto la fuente del amor ¿dónde está esa fuente que quiero conocer?

Un beso.

Abejita de la Vega dijo...

La fuente del amor está dentro de nosotros mismos.

Alicia Montero dijo...

fuente de agua viva!!
un gusto querido Maestro!!

Ali

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Afortunado quien allí abreva!
=)

DORCA´S LIBRARY dijo...

El sabor que se saque al beber de esa fuente, dependerá de lo que cada cual lleve dentro. No hay pócimas mágicas para encontrarlo. Y a veces pasa, que cuanto más corres tras él, más te esquiva.
Quizás sea tan sencillo como sentarse al lado de la fuente, y quedarse escuchando el sonido del agua. Si tiene que llegar, llega.
Os deseo chorros de amor para todos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Hago como Maria: ¿dónde está esa fuente?

Un abrazo

dafd dijo...

La del amor no es mala fuente, no. Unos llevan una dentro. Y otros llevan un desagüe.