sábado, 12 de julio de 2014

El mar


Quizá el mar sea la definición exacta de mis deseos. Así me va, supongo.

10 comentarios:

María dijo...

¡Qué bonita foto, Pedro

El mar, un desahogo para el alma, así lo veo yo.

Un beso.

LA ZARZAMORA dijo...

Así me va a mí también y desde que nací y mi padre me decía, mientras la yema de tu dedito alcance ese horizonte, no crecerás nunca... nadie ni nada podrá alcanzarte.
Y no me ha ido tan mal mientras vea crecer a mi niñez al compás de ciertas olas, mientras columpio pasado y futuros en la pleamar.

Besos, Pedro.

Antonio Aguilera dijo...

Al saborear mis lágrimas saladas recuerdo la deuda contraída con el mar.

Edurne dijo...

Muchas veces andamos a la deriva, con el vaivén de esas olas, a veces bravas, a veces, mansas...

Besos marineros!
;)

Joselu dijo...

El mar, esa espada innumerable...

elisa lichazul dijo...

todos conectamos con la mar, ella es el útero primigenio

bss

pancho dijo...

El misterio de una mirada enigmática que atrae como un imán.

impersonem dijo...

Extenso mar... hondo mar... salado mar... intensa travesía... supongo que el meollo está en si se desea lo que se tiene o si se desea lo que no se tiene...

Abrazo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Es más grande que muchos interiores, y se mueve.

Un abrazo

dafd dijo...

Tan enorme, tan inabarcable.